Noticias

Colombia fue más en los penales y con Ospina como figura eliminó al Uruguay de Suárez y Cavani

Uruguay no pudo en los penales contra Colombia, que le ganó en esa instancia 4 a 2 en el estadio Mané Garrincha de Brasilia y pasó a las semifinales de la Copa América, donde espera por Argentina o Ecuador. El arquero David Ospina, que en este partido alcanzó las 112 presencias y se convirtió en el jugador con más encuentros en la selección de su país, fue la gran figura de la tanda, al contener los penales de José Giménez y Matías Viña.

Colombia, sin Cuadrado (suspendido) ni Uribe (lesionado), intentó ser pragmático, aunque con una curiosa novedad que, al menos de arranque, no le reportó muchos dividendos: alejar a Rafael Santos Borré (de quien se confirmó su llegada al Eintracht alemán este sábado) del área como para ocupar ese lugar por el costado derecho.A Uruguay le faltó juego: poco pudieron construir Vecino parado de 5 con Bentancur levemente tirado a la izquierda. La Celeste fue progresando en el campo de juego pero nunca logró poner en aprietos a David Ospina más allá de los buenos encuentros entre Valverde y Nández llegando al fondo por derecha.

Luis Suárez reclama. Foto REUTERS/Ueslei Marcelino

Y la más clara la tuvo Colombia, con una guapeada de Duván Zapata que se escapó por la línea, Muslera le achicó el ángulo perfectamente y el rebote le quedó a Muriel, que remató desviado.Cuatro minutos bastaron para que el segundo tiempo fuera mejor que el primero. Primero, un desborde de Luis Díaz cuyo centro fue providencialmente cerrado por Godín cuando llegaba Zapata para empujarla. Luego Nández, quién otro, encontró casi de casualidad su gran chance: un centro que tomó dirección de arco y llegó a sacar un Ospina que en primera instancia salía para cortarlo y tuvo que retroceder sobre sus pasos.Y finalmente Zapata, con un cabezazo tras centro de Borré que Muslera le sacó con las piernas en gran reacción.

Yerry Mina y Giorgian De Arrascaeta. Foto SILVIO AVILA / AFP

A partir de ahí Uruguay se adueñó del partido, con un Cavani activo, bajando y tocando, abriéndose para generar espacios, y Colombia apostó decididamente a la contra, lo que armó un juego mucho más entretenido.Pero más allá de eso, el peligro se fue diluyendo conforme transcurrieron los minutos y los penales se iban acercando, aunque el merodeo por las cercanías de las áreas permitían que hubiese lugar para pensar en la definición agónica. Pero eso no ocurrió y llegó la definición desde los 12 pasos.Allí, la figura de Ospina se agigantó: acertó en tres de los cuatro penales que le patearon y detuvo los de José Giménez y Matías Viña. Solo la jerarquía de Suárez y Cavani pudo con el arquero, que metió a Colombia en la semifinal.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA