Noticias

Dido y Eneas lograron salir a escena antes de que se cierren las salas


Apenas unas horas antes de que entraran en vigencia las nuevas restricciones impuestas por el aumento en el número de contagios de covid, la compañía Música en Escena llegó a concretar el proyecto en el que trabajaba desde fines del año pasado, con el estreno de su nuevo espectáculo, la ópera Dido y Eneas de Henry Purcell en el Teatro Empire.
Escrita antes de 1688 (y con una primera ejecución documentada en una escuela de señoritas en Chelsea), Dido y Eneas, sobre un libreto de Nahum Tate, pone en escena la trágica historia de la reina de Cartago y su malogrado amor por el héroe de Troya. Por su economía de medios y la brevedad de su extensión, pero también por la perfección del conjunto, la síntesis y la variedad con la que compositor y libretista desarrollan este drama, es una de las obras del repertorio barroco más frecuentemente interpretadas. Sin embargo, el hecho de que haya sido escrita para pocos personajes y una orquesta mínima no debe engañar: no se trata de una obra fácil, sino que -por el contrario- cada uno de los engranajes del conjunto tiene un compromiso mucho mayor. Dido y Eneas fue una de las primeras óperas del barroco en integrar el repertorio de teatros y compañías durante el siglo XX (y una de las primeras en ser grabadas); ese factor motiva que la obra arrastre un largo prontuario de versiones “romantizadas”. Se trata de un elemento nada menor, del que los intérpretes actuales deben ser conscientes al momento de encarar su realización. Algo de esto parece haber sucedido con la versión presentada el jueves: más allá de que se haya decidido usar instrumentos modernos, los criterios estilísticos generales estuvieron lejos de los hallazgos de la interpretación históricamente informada.

La ópera de Henry Purcell Dido y Eneas fue dirigida por Silvana D¿Onofrio. El público la ovacionó. Foto Rafael Mario Quinteros

Uno de los rasgos más interesantes de la obra es la dualidad que establece entre dos mundos: por un lado, el de Dido, Belinda, su corte y el visitante Eneas, y por el otro el de La Hechicera y su séquito de brujos. Fue el segundo de estos grupos el que atrajo verdadero interés; gran parte de este mérito le corresponde a Luchi de Gyldenfeldt (The Sorceress), que fue, de todo el elenco, quien aportó mayor teatralidad, convicción y un auténtico dominio de la escena, con un canto poderoso y expansivo, y bien secundado por el coro, pese a que éste mostró algunos desfases rítmicos. En sus breves intervenciones, se destacaron el Marinero de Matías Klemm y el Espíritu de María Laura Weiss. En el otro extremo, la corte de Dido fue invariablemente estática, con una marcación escénica rígida, atada a la frontalidad y casi sin interacción visual entre sus cantantes. Juan Ignacio Suares fue un correcto Eneas, mientras que Elisa Calvo (Dido) y Susana Palomeque Flores (su confidente Belinda), ambas de voces bien formadas y sonido bello, mostraron vacilaciones en sus partes respectivas, posiblemente motivadas por la ansiedad del estreno. El coro de cortesanos tuvo un sonido uniforme y destemplado, con vocales abiertas y consonantes laxas. Silvana D’Onofrio, fundadora de la compañía, concertó con empeño al frente de la orquesta de la Fundación Musizap; la lentitud de varios de los tempi elegidos la llevó a exhibir una gestualidad algo sobreactuada que redundó en un discurso por momentos agobiante. Cabe remarcar que D’Onofrio asumió el desafío de realizar la puesta en escena y la preparación y dirección musical, un tour de force del que pocos artistas salen airosos, y mucho más complejo aún en tiempos de pandemia.

Sala con prrotocolo. El Teatro Empire, en el estreno de la ópera Dido y Eneas. Foto Rafael Mario Quinteros

Entre grandes ovaciones del público terminó la primera función. Aunque el resto de las representaciones (programadas para los días subsiguientes) deberá esperar la reanudación de la actividad teatral, el retorno de la ópera en vivo no puede sino ser una excelente noticia.Dido y Eneas Autor: Henry Purcell Directora musical y de escena: Silvana D’Onofrio Sala: Teatro Empire. Jueves 15 de abril.WD​

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA