Noticias

Las medidas de seguridad que tomó el París Saint-Germain tras el robo a Di María


La dirigencia de París Saint-Germain reforzará la vigilancia en las viviendas de sus futbolistas luego de los robos que se produjeron en las residencias de Ángel Di María y del padre del brasileño Marquinhos el pasado domingo, mientras ambos futbolistas estaban disputando un encuentro ante Nantes en el Parque de los Príncipes por la 29ª fecha de la liga de Francia.
Si bien la mayoría de los jugadores del plantel viven en casas que cuentan con sistemas de videovigilancia o alarmas, el club apostará uno o dos agentes de seguridad durante las 24 horas frente a cada una de las residencias, según informó este martes el diario L’Equipe. El costo de ese servicio adicional correrá por cuenta de la institución.Será un hecho novedoso para la mayoría de los jugadores del PSG, aunque no para todos: tanto Kylian Mbappé como Neymar ya cuentan con personal de seguridad permanente que ellos mismos solventan. Según fuentes citadas por L’Equipe, la familia de Di Maria también emplea a un guardia de seguridad que está apostado frente a su casa en Neuilly-sur-Seine, en la zona oeste de la capital francesa.

El momento en que Ángel Di María deja la cancha.

Esta no es la primera vez que el PSG debe reforzar las medidas de seguridad alrededor de sus futbolistas. También lo había hecho a fines de 2015, luego de los atentados en cadena del 13 de noviembre que dejaron un saldo de 130 personas muertas y que generaron pánico en las familias de algunos jugadores.El robo en la casa de Di María se produjo el domingo a la noche, mientras PSG recibía a Nantes, en la vivienda en la que se encontraban su esposa, Jorgelina Cardoso, y sus dos hijas. Según los investigadores, los ladrones ingresaron por la fuerza a la casa y, sin ser vistos por la familia del jugador, se dirigieron hacia una caja fuerte ubicada en la plata alta. De allí sustrajeron relojes y joyas valuados en alrededor de 500.000 euros.El rosarino ya había sido víctima de un intento de robo el 31 de enero de 2015, cuando jugaba en Manchester United. En aquella ocasión, estaba cenando junto a su pareja y su hija Mia en la casa que compartían en Prestbury, en el sureste de Manchester, cuando se activó la alarma tras el ingreso de personas desconocidas. Si bien el delito no se concretó, la situación afectó a la familia y fue uno de los motivos de la partida, al final de esa temporada, justamente hacia París.A la misma hora en que se estaba produciendo el robo en la casa de Di María el domingo, otro grupo de delincuentes ingresó a la vivienda del padre de Marquinhos, lindera a la del capitán del PSG y ubicada en Chatou, también en la zona oeste de París pero a 10 kilómetros de Neuilly-sur-Seine.

Marquinhos, otra de las víctimas de romos en París. Foto: AFP.

Los dos atracadores sorprendieron al padre del jugador, de 52 años, en el jardín de la residencia, a donde había salido para alimentar a sus perros. Lo golpearon y lo obligaron a ingresar a la casa.Según detalló el diario Le Parisien, los ladrones registraron la casa en presencia del hombre y de sus dos hijas, de 16 y 13 años, y luego encerraron a los tres en un vestidos antes de huir. De la residencia se llevaron bolsos de lujo, joyas, otros objetos de valor y 2.000 euros en efectivo.Desde la misma noche del domingo, la investigación de los hechos está a cargo de las Brigadas de Represión del Bandidaje (BRB), de las Policías Judiciales de París y de Versalles. Si bien por el momento se trata de dos pesquisas separadas, no se descarta que exista una conexión entre los dos hechos.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA