Noticias

Noruega revisa su estrategia de vacunación en geriátricos tras la muerte de al menos 13 adultos mayores

La muerte de al menos 13 personas mayores de 80 años en geriátricos de Noruega, tras recibir la vacuna contra el coronavirus, desató una primera señal de alarma en las autoridades sanitarias del país escandinavo.

La cifra causó preocupación, aunque la Agencia Noruega de Medicamentos intentó minimizarla. De las 30 mil personas que recibieron la primera dosis de la vacuna de Pfizer o Moderna desde fines de diciembre, 29 tuvieron efectos secundarios y de ellas 13 murieron, según el organismo.

Pero el dato que hizo encender las alertas en el Ministerio de Salud es que todos los decesos se produjeron en hogares para ancianos y todas las víctimas eran mayores de 80 años.

Por ello, las autoridades noruegas ajustaron sus recomendaciones en torno a la masiva vacunación de ancianos. De ahora en más, los médicos serán quiénes decidan si un adulto mayor debe o no vacunarse.

La enfermera Maria Golding vacuna a Svein Andersen, en Oslo, la primera persona en Noruega en recibir la vacuna contra el coronavirus (Fredrik Hagen/NTB via AP)

Sigurd Hortemo, jefe médico de la Agencia Noruega de Medicamentos, dijo en su primer informe sobre los efectos secundario de ambas vacunas aplicadas en el país que los cuadros de fiebre y náuseas podrían “haber provocado la muerte de algunos pacientes débiles”.

A su vez, el director médico de la agencia, Steinar Madsen, afirmó a la emisora NRK que los expertos están tranquilos. “No estamos alarmados por esto”, indicó. Y añadió: “Está bastante claro que estas vacunas tienen muy poco riesgo, con una pequeña excepción en el caso de los pacientes más débiles” y de más edad.

“Los médicos -prosiguió- deben considerar cuidadosamente quién se va a vacunar” y quién no. “Los muy débiles y que se encuentran al final de su vida pueden recibir la vacuna tras una evaluación individual’’ muy cuidadosa, apuntó.

“Efectos colaterales”

El Instituto Noruego de Salud Pública dijo que “cualquier efecto colateral de la vacuna será compensado por un riesgo reducido de enfermarse gravemente de COVID-19 en el caso de personas ancianas débiles”.

“Para los pacientes muy débiles y los enfermos terminales se recomienda una evaluación cuidadosa de los beneficios contra las desventajas de la vacunación”, advirtió el especialista.

La Agencia Noruega de Medicamentos dijo en su informe que 21 mujeres y ocho hombres sufrieron efectos colaterales. Nueve experimentaron efectos secundarios graves no fatales y otros siete efectos menos graves. Los nueve sufrieron reacciones alérgicas, fuerte malestar y fiebre alta, mientras que los efectos menos graves fueron dolor en el lugar de la inyección.

Noruega reportó en total 57.279 casos y 511 decesos desde el comienzo de la pandemia.