Noticias

Encuentran cuatro monedas de oro de hace más de mil años en un frasco en Jerusalén

Cuatro monedas de oro del califato fatimí, que gobernó el norte de África y el Levante mediterráneo a comienzos del siglo X, aparecieron escondidas en un pequeño frasco desenterrado en la Ciudad Vieja de Jerusalén, desveló hoy la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI).

Dos de las monedas están acuñadas en El Cairo, durante el reinado de Al Muizz y Al Aziz mientras que las otras dos están selladas en Ramla, hoy Israel, en tiempos del califa Al Mutí de Bagdad y aparecieron durante unas excavaciones dentro de la ciudad amurallada, en territorio palestino ocupado.

“Cuatro dinares era una suma considerable de dinero para la mayoría de la población que vivía en condiciones difíciles en ese momento”, explicó el experto de AAI, Robert Kool, quien aseguró que supone cuatro veces el salario de un trabajador común de aquella época.

«En comparación con estos, el pequeño puñado de funcionarios y comerciantes adinerados de la ciudad ganaba enormes salarios y acumulaba una gran riqueza», añadió Kool en un comunicado.

En 2015, un grupo de submarinistas descubrió de forma fortuita 2.000 monedas del periodo fatimí en la costa de la ciudad histórica de Cesárea. En esta ocasión, fue en la Ciudad Santa de Jerusalén, la primera vez que se encuentran piezas similares en esta zona.

Las cuatro monedas cayeron “por sorpresa” en las manos del inspector de AAI, Yevgenia Kapil, cuando vació un pequeño frasco desenterrado durante las excavaciones.

Los hallazgos aparecieron con las obras que desarrolla Israel para construir un ascensor con acceso al Muro de las Lamentaciones, el principal lugar de culto judío en la Ciudad Vieja, en territorio ocupado y anexionado.

Israel ejerce soberanía en esta zona y por tanto lleva a cabo las exploraciones arqueológicas, pero la comunidad internacional no reconoce soberanía israelí en Jerusalén oriental.

“Aunque estamos acostumbrados a los descubrimientos arqueológicos de vez en cuando, siempre es muy emocionante descubrir el pasado único y turbulento de Jerusalén», valoró el director de la Corporación de Desarrollo del Barrio judío, Herzl Ben Ari.

Si bien la pandemia del coronavirus ha ahuyentado a los turistas en la antigua ciudadela de Jerusalén, también ha creado una inusual oportunidad para iniciar un masivo proyecto de restauración.

Al mismo tiempo, arqueólogos israelíes están estudiando el pasado medieval de la estructura con la esperanza de aprender más sobre lo que ocurrió en la ciudad santa durante las Cruzadas.

La Torre de David, fortaleza icónica de la Ciudad Antigua, tiene trozos de sucesivos baluartes construidos uno encima del otro desde hace más de 2.500 años. Durante siglos, peregrinos, conquistadores y turistas han pasado debajo de las torres, por la Puerta de Jaffa.

El proyecto de restauración es patrocinado por el Museo de la Torre de David, la Fundación Clore Israel, el Ministerio de Turismo de Israel y la municipalidad de Jerusalén, a un costo de 40 millones de dólares.

Fuente: EFE y AP