Noticias

Michelle Bachelet denuncia el «racismo estructural» y las agresiones a periodistas en Estados Unidos


La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, llamó este miércoles a Estados Unidos a escuchar y abordar las quejas de los manifestantes que tomaron las calles en repudio a la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, si el país quiere superar su «trágica historia de racismo». La ex presidenta de Chile denunció al mismo tiempo lo que considera «agresiones sin precedentes» contra los periodistas en la actual crisis política en Estados Unidos.

«Las voces que reclaman el fin de los asesinatos de afroamericanos deben ser escuchadas. Las voces que reclaman el fin de la violencia policial deben ser escuchadas. Y las voces que piden el fin del racismo endémico y estructural que persiste en la sociedad estadounidense deben ser escuchadas», si el país quiere avanzar, declaró Bachelet en un comunicado.Sus comentarios tuvieron lugar en momentos en que miles de personas en varias ciudades estadounidenses desafiaron una vez más los toques de queda para manifestarse contra la violencia policial tras el asesinato de George Floyd, un afroamericano desarmado sobre el cual un oficial de policía apoyó una rodilla encima de su cuello durante varios minutos, según mostró un video que dio la vuelta al mundo.

Las protestas contra la muerte de George Floyd continuaron este miércoles cerca de la Casa Blanca, en Washington. /AP

Bachelet enfatizó la necesidad de un liderazgo claro y constructivo para enfrentar este momento de agitación. «Precisamente, en una crisis es cuando un país necesita que sus líderes condenen sin ambigüedades el racismo, para que puedan reflexionar sobre qué ha llevado al pueblo a ese punto de ebullición, para escuchar y aprender; y tomar medidas que realmente eliminen las desigualdades», señaló.El presidente estadounidense Donald Trump condenó totalmente las brutales imágenes del incidente, pero advirtió que ante los saqueos ordenaría la salida de tropas a las calles.La agencia de la ONU para los derechos humanos destacó este miércoles que hay «informes creíbles sobre el uso innecesario y desproporcionado de la fuerza por parte de las fuerzas del orden» en las protestas en Estados Unidos.La policía utilizó gases lacrimógenos y disparó balas de goma, así como también bolas de pimienta, contra manifestantes y periodistas, «que no representaban una amenaza inminente» para los agentes, afirmó.

 

Bachelet expresó además su particular preocupación ante informaciones según las cuales al menos 200 periodistas han sido agredidos o detenidos cuando cubrían las manifestaciones, a pesar de mostrar sus credenciales de prensa.»Es un ataque sin precedentes contra la prensa», enfatizó. Para Bachelet, «resulta especialmente impactante dado que la libertad de expresión es uno de los principios fundacionales de Estados Unidos». Por eso, remarcó: «Pido a las autoridades de todos los niveles que dejen claro el mensaje: Los periodistas tienen que poder hacer su importante trabajo».

Un policía toma la mano de un manifestante, durante las protestas del martes en Nueva York. /REUTERS

Bachelet también condenó los ataques que se produjeron contra miembros de las fuerzas de seguridad, y los disturbios y saqueos. A este respecto, señaló que «la violencia y la destrucción de propiedades y vecindarios no resuelve los problemas de la brutalidad policial y de la arraigada discriminación» y ha instado a los manifestantes a «expresar sus demandas de Justicia de forma pacífica».Además, reclamó que todas las acciones ya sean de las autoridades o de los manifestantes que hayan resultado en muertos o heridos sean objeto de «una investigación independiente, imparcial y transparente».Por otro lado, la funcionaria expresó su «profunda preocupación» por «las declaraciones que han intentado identificar a los manifestantes con terroristas o deslegitimar el duelo masivo y la protesta pacífica señalando a la violencia o a la destrucción de propiedades que se han producido en varias localidades».

Un grupo de manifestantes en Nueva York actúa la escena en la que murió el afroamericano George Floyd, el 25 de mayo, en manos de policías que lo habían arrestado en Minnesota. /AP

«No puede haber dudas sobre qué o quién está detrás de estas protestas», afirmó. «Hemos visto miles de miles de manifestantes pacíficos, de diversa procedencia, tomando las calles en demanda de sus derechos y pidiendo un cambio», reivindicó.En lugar de cuestionar la legitimidad de las protestas, Bachelet aconsejó llevar a cabo «un profundo análisis de un amplio abanico de temas, incluidos los factores socioeconómicos y la arraigada discriminación» haciendo partícipes a las comunidades en la toma de decisiones.

 

Al mismo tiempo, advirtió que el fenómeno no se circunscribe solamente a Estados Unidos, puesto que «el racismo estructural y la violencia policial pueden encontrarse en todo el mundo».»La rabia que hemos visto en Estados Unidos, que ha estallado justo cuando el Covid-19 ha expuesto las claras desigualdades en la sociedad, muestra por qué son necesarias reformas de alcance y un diálogo inclusivo para romper el ciclo de impunidad para las ejecuciones extrajudiciales por parte de la Policía por motivos raciales», concluyó Bachelet.Fuente: AFP y DPA

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA