Noticias

Dos mujeres en Francia dirigieron por primera vez una oración mixta en una mezquita

El pasado 7 de septiembre tuvo lugar un evento inédito en Francia: mujeres y hombres, en una misma habitación, orando en un suelo alfombrado al llamado de dos mujeres imanes.

En Francia, la escena es nueva. El sábado 7 de septiembre, en un lugar secreto de París, ante una asamblea de unos sesenta fieles, Eva Janadin y Anne-Sophie Monsinay, de 30 y 29 años, dirigieron la primera oración mixta de la mezquita itinerante que crearon y llamaron Sîmorgh (simurg), del nombre de un animal legendario que simboliza la guía interior de cada creyente.

«Es un momento importante para el Islam de Francia, especialmente porque esta oración permite garantizar la igualdad de género en la religión musulmana», dijo Eva Janadin en su discurso de apertura.

En la sala, hombres y mujeres estaban mezclados, los sermones estaban en francés y las fórmulas árabes estaban sistemáticamente traducidas. Algunas mujeres llevaban el velo, otras no, como las dos imanes.

Hombres rezando en una mezquita tradicional (Foto: shutterstock).
Hombres rezando en una mezquita tradicional (Foto: shutterstock).

«Contrarrestar el islamismo y el conservadurismo»

Janadin y Monsinay, ambas convertidas al Islam, querían desde hacía años traducir su visión de un Islam «progresista» en acciones concretas. Según ellas, por ejemplo, no hay nada en los textos de la religión musulmana que impida a las mujeres ser imanes.

Las dos jóvenes apuestan a que «muchos musulmanes tienen una necesidad vital de emancipación y liberación», y desean «conciliar la fe con la razón y el pensamiento crítico», «lejos de las presiones comunitarias y familiares» y de «las lógicas de culpabilización permanente».

«Es posible crear un modelo alternativo para contrarrestar el islamismo y el conservadurismo«, subraya Eva Janadin.

El lugar promueve la igualdad (entre hombres y mujeres), la libertad (de llevar el velo o no), la inclusividad («No se tolera ninguna discriminación basada en la orientación sexual, el género, el origen o la religión de una persona», especifican los estatutos) y el idioma francés. No habrá ningún imán asignado, hombres o mujeres voluntarios podrán dirigir la oración por turno.

Fieles felices

«Es un momento histórico tanto para el Islam como para la República», dijo entusiasmado uno de los fieles, añadiendo que lleva «mucho tiempo esperando que el Islam sea llevado por mujeres».

«Busqué y busqué proyectos de mezquitas inclusivas en Francia, pero sólo los encontraba en Estados Unidos o Alemania», comentaba asimismo una estudiante parisina de 22 años, mientras un joven se exclamaba: «Era mi sueño de niño poder rezar con mis hermanos y hermanas». Algunos hicieron el viaje desde Lyon o Marsella.

Al otro lado del Atlántico, se llama el «Mecca Style», el estilo de la Meca, la ciudad santa del Islam en el oeste de Arabia Saudita, donde hombres y mujeres rezan juntos.

Las dos imanes afirman haber recaudado «varios miles de euros» de parte de miembros, simpatizantes y donantes para alquilar una oficina parisina una vez al mes para la oración del viernes, durante un año. Por el momento, el lugar no es fijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *