Noticias

Rihanna, en el centro de la polémica por una supuesta «apropiación cultural» – 16/07/2019


Aunque existe desde hace muchos años, el concepto de «apropiación cultural» parece haberse puesto de moda, y los nuevos inquisidores virtuales esta vez se la agarraron con Rihanna, después de que la revista Harper’s Bazaar China revelara su tapa de la edición de agosto, donde la cantante luce un elegante atuendo tradicional chino.»¿Si querían crear un look asiático por qué no convocaron a artistas asiáticos?», comentó un usuario de Instagram; en tanto otro consideró la fotografía «un sopapo en la cara de la cultura asiática», mientras que una tercera disparó: «Inapropiado y racista. Ella no tiene idea de lo que está luciendo». En un tono similar, Twitter también fue usado como un espacio para las críticas contra la artista: «Amo a Rihanna, pero no podemos aceptar todo lo que ella hace simplemente porque es ella».Sin embargo la propuesta de la publicación, que fue resumida como un intento de mostrar lo que sucede cuando «un ícono del estilo occidental se encuentra con la estética oriental», también recibió elogios. 

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Lo llamativo de la situación es que, mientras los dardos más filosos fueron publicados por internautas occidentales, en la plataforma Weibo de China, donde Instagram y Twitter están bloquedos, los comentarios fueron más que favorables.»¡Se ve tan bien! ¡Mata! El estilo chino le va muy bien!», escribió uno de los usuarios de la plataforma, que se llenó de emoticones de corazones y exclamaciones como «¡wow!» y «¡hermosa!», según consigna el sitio de la CNN, y donde hasta fue «nombrada» «Princesa de China».  

Por lo demás, el debate gira fundamentalmente en torno a la diferencia entre «apreciación» y «apropiación», donde la primera es tomada como una acción virtuosa, en tanto la segunda no sería tan bien vista.  Lo cierto es que tanto una como otra acción han sido una constante en el mundo de la moda, cuyas tendencias en muchos casos son enriquecidas por la utilización de elementos ajenos o «exóticos». La cuestión sería definir, entonces, si hace falta algún permiso especial para hacer uso de ellos en un contexto que no les es propio, y qué es lo que marca la distinción entre un «tributo» y un «uso inapropiado» de esos elementos.En todo caso, un buen ejemplo de esa distinción lo ofrece la distancia que hay entre la tapa de Harper’s Bazaar China, producida por un equipo de trabajo chino, incluido el fotógrafo Chen Man, y la reciente presentación que Kim Kardashian hizo de una línea de lencería a la que denominó Kimono.Puesto de este modo, en el primer caso todo apuntaría a un reconocimiento positivo de una cultura milenaria, mientras que en el segundo se trataría del uso muy poco feliz del nombre de una prenda de alto valor simbólico para la cultura japonesa.  

Sea como sea, el tema es tan amplio como puertas uno quiera abrir a nuevos cuestionamientos. Al fin de cuentas, como plantea la periodista Jessie Yeung en su artículo publicado en CNN, está autorizado un diseñador chino que vive en los Estados Unidos a usar elementos de su cultura, o debe ser tomado como menos auténtico porque no sigue viviendo en su lugar de nacimiento?La respuesta, por ahora, parece que está muy lejos de cerrarse. Y todo indica que, por ahora, sólo se trata de ver a quién será el nuevo blanco una vez que «el caso Rihanna» pase al olvido.Mientras tanto, la cantante sigue postergando el lanzamiento de su nuevo álbum, R9, que en un principio había sugerido que saldría a la venta durante 2019. Ahora, la artista pone en duda aquel anuncio con un meme en el que incluye un video del programa Love & Hip Hop: Atlanta, donde una de sus protagonistas, Karlie Redd, dice: Chicos, todo fue una gran mentira». ¿Será?

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *