Noticias

Huyó de Malasia uno de los jóvenes chilenos que se salvaron de la horca

Felipe Osiadacz, uno de los dos chilenos condenados por homicidio el año pasado en Malasia, regresó este viernes a Chile pese a que debía permanecer en Kuala Lumpur hasta que se resolviera una apelación de la Fiscalía malasia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores chileno confirmó que Osiadacz, de 27 años, llegó en avión al aeropuerto internacional de Santiago. La Cancillería subrayó que la Constitución chilena y el derecho internacional reconocen el derecho de Osiadacz a regresar a su país considerando que al momento del ingreso no existía ninguna orden de detención pendiente en Chile ni en el extranjero.

«El Estado de Chile desea expresar su absoluto respeto a las decisiones adoptadas por los tribunales de justicia del Reino de Malasia», añadió el Ejecutivo chileno en un comunicado.

Osiadacz y su amigo Fernando Candia fueron detenidos el 4 de agosto del 2017 tras matar a una travesti malasia en una pelea en la puerta de un hotel de Kuala Lumpur.

Ellos alegan que actuaron en defensa propia y solo intentaron inmovilizar a su atacante en el suelo. La víctima, identificada como Yusaini Bin Ishak, había consumido distintos tipos de drogas y murió asfixiada, algo de lo que los chilenos dicen que no se dieron cuenta hasta más tarde.

En principio se dijo que podrían ser condenados a pena de muerte por horca, pero finalmente la Justicia malasia los condenó a dos años de cárcel por homicidio culposo.

Fernando Candia y Felipe Osiadacz  estuvieron presos durante 15 meses.
Fernando Candia y Felipe Osiadacz estuvieron presos durante 15 meses.

Ambos jóvenes estuvieron algo más de quince meses en prisión hasta que en diciembre pasado fueron puestos en libertad por buena conducta, aunque tenían prohibido abandonar Kuala Lumpur hasta que se resolviera un recurso de apelación de la Fiscalía.

Aparentemente, Osiadacz habría aprovechado una brecha legal para poder abandonar Malasia. El joven, que tiene doble nacionalidad, había ingresado a Malasia con su pasaporte español, y renovó su pasaporte chileno en 2018 porque lo tenía vencido. Fue este el que usó para escapar del país, según el diario chileno La Tercera.

Osiadacz salió desde Malasia hacia Indonesia o Singapur. Ahí, habría volado rumbo a Bélgica, y desde el país europeo hasta Santiago de Chile, donde lo recibieron unos familiares.