Noticias

Las últimas encuestas en España confirman una victoria socialista pero hay un 25% de indecisos – 22/04/2019


Las últimas encuestas ante las elecciones legislativas españolas, publicadas este lunes, confirman la victoria del Partido Socialista (PSOE), pero no despejan las incógnitas sobre la amplitud de ese triunfo o sobre posibles mayorías de Gobierno.La ley electoral española prohíbe difundir sondeos de opinión desde cinco días antes de los comicios del próximo domingo, por lo que hoy es el último día en el que es posible divulgarlas.

El presidente del PP, Pablo Casado, en un mitin del partido en el Auditorio de la Diputación de Alicante (DPA).

El conjunto de sondeos divulgados por los medios de comunicación entre ayer y este lunes coincide de forma unánime en que el PSOE quedaría en primer lugar, con entre un 28 y un 31,5 % de los votos, y entre 115 y 139 diputados (actualmente tiene 85), sobre un total de 350 miembros del Congreso.

 

 

  |  

 

Sin embargo, los socialistas del actual presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, necesitarán pactar para poder asegurar una mayoría de gobierno.Si optan por un pacto de izquierda, los sondeos atribuyen al partido Unidas Podemos una importante caída, por lo que perdería más de la mitad de sus 71 diputados.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, participó este domingo en un acto electoral en Las Palmas de Gran Canaria (EFE).

Ello haría necesario pactar además con los nacionalistas vascos (PNV) y la izquierda de la región de Valencia (Compromís). Según algunas encuestas, esa combinación podría ser suficiente para formar una mayoría.Pero otras encuestas consideran que no sería suficiente, por lo que haría falta además sumar a alguno de los partidos independentistas catalanes, lo que complicaría la ecuación.Si mira a su derecha, el PSOE podría pactar con el liberal Ciudadanos (C’s), ya que prácticamente todos los sondeos sitúan a la suma de ambos partidos por encima de la mayoría absoluta, que es de 176 diputados.Sin embargo, el líder de C’s, Albert Rivera, ha afirmado de forma reiterada que jamás pactará con Sánchez.

El secretario general de Podemos y candidato de Unidas Podemos a la Presidencia del Gobierno, Pablo Iglesias, durante el acto político celebrado este sábado en la plaza Ugarte de Otxarkoaga, en Bilbao (EFE).

Pero a su vez todas las encuestas coinciden en que la suma de diputados de Ciudadanos con el Partido Popular (PP, conservador, que sufriría un fuerte descenso) y el ultraderechista Vox tampoco obtendrían una mayoría suficiente y tampoco recibiría apenas apoyos de partidos minoritarios.

 

En otro orden, los cuatro principales candidatos a la presidencia del gobierno de España, el socialista Pedro Sánchez, el conservador Pablo Casado, el liberal Albert Rivera y el progresista Pablo Iglesias, se enfrentan hoy lunes y mañana en dos debates televisivos decisivos camino a las elecciones generales del próximo domingo. La  prohibición de nuevas encuestas impedirá medir el impacto de las discusiones en los aproximadamente ocho millones de ciudadanos que se mantienen indecisos.​Los debates son inéditos al producirse con 24 horas de diferencia, el primero esta noche a las 22 hora local (17 de Argentina) en la televisión pública TVE y el segundo mañana a la misma hora en la cadena Atresmedia.​Será una especie de doble vuelta en la que los cuatro candidatos tendrán la oportunidad de persuadir a los indecisos y los abstencionistas.

El candidato a la presidencia del Gobierno por VOX, Santiago Abascal, durante su intervención en el mitin que ofreció en el Pabellón Principe de Asturias de Murcia (EFE).

​En ese contexto, Sánchez es el que más tiene que perder, porque encabeza las encuestas y la percepción de que el bloque de derecha (el conservador Partido Popular, los liberales de Ciudadanos y el ultraderechista Vox) no alcanzará la mayoría absoluta que puede terminar perjudicando a los socialistas, que necesitan movilizar al máximo al electorado de centro izquierda.​Pablo Casado, quien se disputa con Albert Rivera la hegemonía de la derecha y la cabeza de un eventual Ejecutivo de coalición, pretende convertir el debate en un «cara a cara» con Sánchez, su enemigo confeso a batir, al que acusa de traicionar a España aliándose con «comunistas» y «secesionistas», sobre todo porque no estará representada el ultraderechista Vox.​Pablo Iglesias, en tanto, tiene la difícil misión de lograr un cambio de foco en el debate para reivindicar su papel como guardián de las políticas progresistas de un eventual gobierno socialista.Agencias EFE y Télam.GML