Noticias

Condenaron a perpetua al matrimonio que torturaba a sus 13 hijos en la «casa del horror» en EEUU

El matrimonio estadounidense que fue acusado de torturar, maltratar y mantener cautivos a sus 13 hijos en la «casa del horror» en en el sur de California fue condenado este viernes a cadena perpetua en una corte estatal.

David Turpin, de 57 años, y Louise Turpin, de 50, se habían declarado culpables de 14 delitos, incluyendo tortura, abuso infantil y secuestro, y la sentencia que leyó el juez Bernard J. Schwartz ya estaba prevista.

La novedad de la audiencia de este viernes fue el testimonio de dos de los hijos de los Turpin, que se dirigieron a sus padres por primera vez desde que fueron detenidos en enero de 2018.

«Mis padres me quitaron toda mi vida, pero la estoy recuperando«, dijo una de las hijas, identificada como Jane Doe 4. «Todo pasa por una razón, y lo que pudo ser muy malo me hizo más fuerte».

«No puedo describir en palabras por lo que pasamos mientras crecíamos», dijo otro de los hijos, que se identificó como Joshua. «A veces tengo pesadillas de las cosas que pasamos, de mis hermanos siendo encadenados, pero eso es el pasado y este es el presente».

«Amo a mis padres y los perdono por todas las cosas que nos hicieron«, continuó.

David Turpin, que llevaba una camisa marrón y corbata morada, y Louise, que iba de negro, lloraban mientras escuchaban los testimonios cargados con referencias religiosas.

La pareja fue arrestada en enero de 2018 luego que una de sus hijas, entonces de 17 años, lograra escapar de la «casa del horror», ubicada en Perris, al sureste de Los Ángeles, y llamara a la policía.

Las autoridades descubrieron la situación y las insalubres condiciones en las que permanecían los 13 hijos, en ese momento con edades entre los 3 y 29 años, quienes estaban atados con cuerdas o cadenas y encerrados en jaulas. Inclusive, algunos de ellos presentaban cuadros de desnutrición severa y según contaron solo les permitían una ducha al año.

La casa de los Turpin en la localidad de Perris. Foto: AFP.
La casa de los Turpin en la localidad de Perris. Foto: AFP.

«Es el caso más horroroso que he visto en toda mi carrera como fiscal», reconoció en febrero último Mike Hestrin, el fiscal de Riverside.

«Siento mucho todo lo que he hecho a mis niños, los amo mucho», dijo ella conteniendo las lágrimas en una declaración antes de escuchar su sentencia. «Solo quiero lo mejor para ellos, su felicidad es muy importante. Quiero que sepan lo especial que son y lo orgullosa que estoy de ellos».

«Nunca quise lastimarlos», dijo él. «Rezo para que se mantengan unidos y se cuiden los unos a los otros dado que mamá y papá no podrán estar ahí».

Los 13 hermanos, de entre 3 y 30 años, están al cuidado de los servicios de protección de niños y adultos del condado.

Tanto Jane Doe 4 como Joshua dijeron que estaban en la universidad, que vivían en un departamento y podían moverse de manera independiente, y que disfrutaban su nueva libertad y de los amigos que habían hecho.

El joven dijo que aprendió a andar en bicicleta y que estudia ingeniería de programas. «He aprendido a hablar por mi, a nadar, a comer saludablemente, a manejar dinero», indicó.

El juez Schwartz dijo a la pareja que sus acciones fueron «egoístas, crueles e inhumanas» y aseguró que no recibieron una sentencia peor porque decidieron admitir culpabilidad desde el inicio, evitando que sus hijos tuvieran que declarar en su contra.

«Los hijos son un regalo para los padres, amigos, son un regalo para la sociedad», dijo el juez.

David y Louise Turpin fueron detenidos en 2018. Foto: AFP.
David y Louise Turpin fueron detenidos en 2018. Foto: AFP.

Uno de los testimonios de los niños, identificada como Joy y leída por un abogado, consideró que una sentencia de 25 años «era muy larga» y pidió al juez que les permitiera ver a sus padres.

«Creo con todo mi corazón que nuestros padres trataron de hacer lo mejor en criarnos a nosotros 13, que querían darnos una buena vida», dijo recordando sus paseos a Disneylandia y al Gran Cañón.

El juez mantuvo la orden que les prohíbe mantener contacto. Tanto David como Louise podrán pedir libertad condicional en 25 años.