Noticias

Puso una minicámara secreta en el baño de la embajada de Nueva Zelanda y dos empleados lo descubrieron

Alfred Keating, el exagregado militar de la embajada de Nueva Zelanda en Washington, fue declarado este jueves culpable de colocar una minicámara secreta en un baño de la delegación diplomática en la que trabajaba.

Los 12 miembros del jurado del tribunal de Auckland, en la Isla Norte de Nueva Zelanda, indicaron en su veredicto que Keating, de 59 años, fue la persona que puso la cámara que fue encontrada por causalidad por unos empleados de la embajada en julio de 2017.

Alfred Keating, el exagregado militar de la embajada de Nueva Zelanda en Washington. (Foto: Stuff)
Alfred Keating, el exagregado militar de la embajada de Nueva Zelanda en Washington. (Foto: Stuff)

El tribunal emitirá una sentencia el próximo 25 de junio, lo que podría suponer una pena de cárcel, informó el diario New Zealand Herald.

Durante el proceso, que duró dos semanas, el juez Robert Ronayre estableció medidas especiales al jurado por «razones de seguridad nacional» para evitar que hicieran copias de las pruebas durante el juicio, que se celebró en Nueva Zelanda y no en EEUU porque el exagregado militar tenía inmunidad diplomática.

Dos empleados de la embajada encontraron la minicámara adherida a un conducto de calefacción y la policía halló 20 vídeos en la memoria, así como el rastro de otros 700 que habían sido borrados, y restos de ADN que coincidían con el del condenado.

La defensa de Keating, que mantiene su inocencia, calificó el trabajo policial de «inepto e incompleto» y afirmó que las muestras de ADN estaban contaminadas.

El exagregado militar, quien dimitió en marzo del año pasado tras 40 años en servicio, era el más alto cargo militar neozelandés en Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *