Noticias

Creen que un meteoro interestelar impactó contra la Tierra y podría traer vida de otro sistema planetario

Un grupo de científicos de la Universidad de Harvard en Estados Unidos busca determinar el posible impacto de un meteoro interestelar y analizar la composición del cuerpo rocoso.

Avi Loeb, presidente de astronomía en la Universidad de Harvard, explicó la importancia de la investigación. «Se puede imaginar que si estos meteoros fueran expulsados de la zona habitable de una estrella, podrían ayudar a transferir la vida de un sistema planetario a otro«, dijo.

Tras nuevos datos de velocidad y trayectoria recogidos en el registro oficial de Estados Unidos, Loeb cree que el primer impacto conocido de un objeto procedente del espacio interestelar contra la Tierra ocurrió en 2014.

Cada estrella cercana podría lanzar gravitacionalmente alrededor de 60.000 millones de billones de rocas de este sistema. (Foto: archivo EFE)
Cada estrella cercana podría lanzar gravitacionalmente alrededor de 60.000 millones de billones de rocas de este sistema. (Foto: archivo EFE)

Los científicos analizaron el catálogo de Center for Near-Earth Object Studies de eventos detectados por sensores del gobierno de los Estados Unidos. Se enfocaron en los meteoros más rápidos, porque una alta velocidad sugiere que un meteoro no está potencialmente unido gravitacionalmente al Sol y, por lo tanto, puede originarse desde fuera del sistema solar.

Los investigadores identificaron un meteoro de aproximadamente 0,9 metros de ancho que se detectó el 8 de enero de 2014, a una altura de 18,7 kilómetros sobre un punto cerca de la isla Manus de Papua Nueva Guinea en el Pacífico sur. Los científicos dijeron que su alta velocidad de alrededor de 216.000 kilómetros por hora y su trayectoria sugerían que provenía de fuera del sistema solar.

«Podemos usar la atmósfera de la Tierra como detector de estos meteoros, que son demasiado pequeños para verlos», dijo Loeb a Space.com.

Millones de billones de rocas

La velocidad del meteorito sugería que recibió un impulso gravitatorio durante su viaje, tal vez desde el interior profundo de un sistema planetario, o una estrella en el disco grueso de la Vía Láctea.

Los científicos analizaron unos 30 años de datos.. Foto: archivo AFP)
Los científicos analizaron unos 30 años de datos.. Foto: archivo AFP)

Los científicos analizaron unos 30 años de datos. Además del meteoro interestelar que descubrieron, también observaron otros dos meteoros que viajaron aproximadamente a la misma velocidad. Sin embargo, Loeb notó que la órbita de uno de estos meteoros sugería que estaba ligada gravitacionalmente al Sol, mientras que no estaba claro si el otro era interestelar o no.

Suponiendo que la Tierra vea tres meteoros con posibles orígenes interestelares cada 30 años, los investigadores estimaron que hay aproximadamente un millón de tales objetos por unidad astronómica cúbica en nuestra galaxia.

Esto sugiere que cada estrella cercana podría lanzar gravitacionalmente alrededor de 60.000 millones de billones de rocas de este sistema, lo que equivale a alrededor de 0,2 a 20 veces la masa de la Tierra. Diez mil millones de billones es «aproximadamente la cantidad de estrellas en el universo observable», dijo el científico.

Loeb señaló que analizar los restos gaseosos de los meteoros interestelares a medida que se queman en la atmósfera de la Tierra podría arrojar luz sobre la composición de los objetos interestelares, sobre los cuales aún queda mucho por conocer.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *