Noticias

Aseguran que Donald Trump temió lo peor para su presidencia por el Rusiagate: “Es el fin”

Según el informe final sobre el Rusiagate, enviado este jueves al Congreso de los Estados Unidos por el fiscal especial Robert Mueller, Donald Trump creyó que esta investigación representaría el final de su presidencia.

“Oh, Dios mío. Esto es terrible. Este es el final de mi Presidencia. Estoy jodido», dicen que afirmó Trump al enterarse de que Mueller investigaría si Rusia interfirió en las elecciones estadounidenses de 2016 que ganó el magnate.

El informe detalla los esfuerzos de Trump para hacerse con el control de la investigación y echar a Mueller, y dice que sus intentos de obstruir la investigación fracasaron porque hubo funcionarios que rechazaron obedecer sus órdenes.

Sin embargo, la investigación que amenazaba con dejar a Trump contra las cuerdas determinó que no hay «pruebas suficientes» de que el mandatario haya obstruido la Justicia ni que haya conspirado con el Kremlin para perjudicar a su rival en las urnas, Hillary Clinton.

Así y todo, el jefe de la Comisión Judicial de la Cámara Baja de Estados Unidos, Jerrold Nadler, solicitó a Mueller testificar ante el Congreso sobre su investigación. «Tal como he comunicado ya al Departamento de Justicia, solicito su testimonio ante la Comisión Judicial lo antes posible, no más tarde del 23 de mayo de 2019», escribió Nadler en una carta enviada a Mueller, que el legislador hizo pública en su cuenta de Twitter.

En un tuit, Nadler consideró que el Congreso y los estadounidenses «deben escuchar a Mueller en persona para entender mejor sus hallazgos».

El requerimiento del congresista por Nueva York llegó justo antes de que el Departamento de Justicia enviara al Congreso la versión censurada del informe de Mueller, cuya investigación duró dos años.

La versión con tachaduras ronda las 400 páginas y sus pocos tramos censurados “están destinados a no interferir en el trabajo de la comunidad de inteligencia o en la integridad de casos judiciales que aún están activos”, explicó el fiscal general, William Barr.

Además, Barr reconoció: «Esta semana, los abogados personales del Presidente solicitaron, y se les dio, la oportunidad de leer una versión final del informe censurado antes de que fuera publicado». Sin embargo, aseguró que Trump no ejerció su derecho a invocar el «privilegio ejecutivo» para censurar algunas partes del informe, y que nadie fuera del Departamento de Justicia editó el documento.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *