Noticias

La reconstrucción abre un debate sobre cómo respetar la identidad de la Catedral – 16/04/2019


Pocos casos generaron tanto impacto emocional a nivel mundial como la destrucción de la Catedral de Notre Dame. Por eso su reconstrucción no se limita a la erudición profesional.Las opiniones están atravesadas por criterios y técnicas diversas, y hasta posiciones filosóficas. El debate, enriquecedor para los expertos, pasa por recuperar su carácter simbólico o darle un perfil artístico moderno.“La reconstruiremos más bella aún”, dijo el presidente Emmanuel Macron, una frase que estimula la discusión. Una decisión fundamental será si se conservará la catedral gótica tal y como estaba, o se adoptará cierto enfoque más creativo con material contemporáneo.

El techo de la catedral, consumido por las llamas. (AfP)

 

  |  

 

“Yo creo que los franceses se van a encargar de recuperar la Catedral de este tremendo episodio, y creo que van a volver a la condición del Siglo XIX, no a la condición primaria, sino la que se heredó y se consagró como emblema de la ciudad”, explica a Clarín el arquitecto Eduardo Scagliotti, experto en conservación patrimonial. “Es probable que se vuelva a recomponer ese capital simbólico”, enfatiza.Para Fernando Gandolfi, profesor de Arquitectura y Urbanismo de la UNLP, “la van a dejar idéntica a lo que fue porque los franceses no soportarían visitar las ruinas de la catedral. Y aparte porque ellos no tienen un especial afecto por las marchas del tiempo”. “Va a ser una especie de réplica de sí misma, pero idéntica”.Las decisiones no son sencillas y están condimentadas por cuestiones financieras, políticas y, especialmente, estéticas. Un ejemplo es qué sucederá con la aguja de Notre Dame, que fue agregada durante las renovaciones del siglo XIX y que resultó totalmente destruida por el incendio.

El presidente Emmanuel Macron anunció que la reconstruirán y más bella aún. (AfP)

“Ahora va a haber una serie de discusiones entre los restauradores. Por ejemplo, sobre la estructura de la cubierta que sostenía el techo, que era de madera de cedro y se destruyó con el incendio. ¿Van a volver a utilizar cedro para exponerlo al fuego o van a reemplazarlo por un material ignífugo, más liviano, más eficiente?”, se pregunta Gandolfi.Para Scagliotti, estos planteos son enriquecedores. “Es una gran discusión. Va a ser interesantísimo ver cómo lo resuelven. Yo me apoyo en Eugène-Emmanuel Viollet-le-Duc; no creo que necesariamente haya que utilizar materiales originales. Por el contrario, recomendaría utilizar materiales contemporáneos para mejorar la prestación”, dice.

 

Viollet-le-Duc fue el famoso arquitecto francés que restauró Notre Dame en el Siglo XIX. Su creatividad e ingenio para llevar a cabo esa obra generó polémica. El experto fue muy criticado por sus “restauraciones interpretativas” de monumentos medievales, en los que utilizaba agregados no históricos.“Nosotros tuvimos una terrible discusión con la Catedral de La Plata”, la iglesia con estilo neogótico más grande de América. “Se debatía si teníamos que completar o no las dos torres con los planes originales. Finalmente se logró un híbrido, se hicieron las torres, pero conservamos el ladrillo a la vista”, relata Scagliotti.Gandolfi aclara que “en pleno siglo XXI se puede reproducir prácticamente cualquier componente arquitectónico generado a lo largo de la historia”, pero también advierte que “la diferencia entre lo original y la réplica obviamente hace a la historicidad del original”. “Lo que lo se pierde, se pierde para siempre”, sentencia el experto.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *