Noticias

«¡La Catedral está a salvo en nuestras manos!», se jactaba el empresario encargado de la restauración

«¡La Catedral está a salvo en nuestras manos!», se jactaba el año pasado Julien Le Bras, el presidente de la empresa que estaba a cargo de la restauración del emblemático templo de Notre Dame, que sufrió graves daños por el voraz incendio que duró más de doce horas.

«Nuestro primer objetivo es proteger los edificios históricos, está en nuestro ADN», decía el dueño de la compañía Le Bras, que ahora está bajo la lupa por el incendio que consumió parte de la histórica Catedral, ícono de Francia.

Su empresa Le Bras Freres ganó la licitación para restaurar la Catedral y su dueño había asegurado que «no pondrían en riesgo el edificio». El contrato era por 5,7 millones de euros para restaurar la aguja de Notre Dame, diseñada por el arquitecto Eugene Viollet-le-Duc y erigida en 1859.

La empresa trabajaba en la restauración de la aguja del templo, que quedó destruida por las llamas. Y ese fue el lugar en que el se cree que empezó el incendio: el ministro de Cultura Franck Riester dijo que todo apunta a esa zona como el origen del desastre, porque allí se habían iniciado las obras recientemente.

El avance del fuego en pleno incendio en el techo de la Catedral, en el momento que destruía la aguja (Fuente: EFE).
El avance del fuego en pleno incendio en el techo de la Catedral, en el momento que destruía la aguja (Fuente: EFE).

En un video publicado en la página de Facebook de la compañía, el empresario se había jactado de la «capacidad y competencia técnica» de su firma para restaurar edificios históricos, consigna Daily Mail.

«‘Estamos orgullosos de nuestro trabajo en edificios históricos. Tenemos la capacidad técnica y la competencia para este trabajo. Nuestro primer pensamiento es proteger los valores de los edificios históricos, está en nuestro ADN», decía el empresario.

La aguja de Notre Dame en llamas, durante el feroz incendio (Fuente: EFE).
La aguja de Notre Dame en llamas, durante el feroz incendio (Fuente: EFE).

Filmado en la fiesta de fin de año del personal, afirmaba: «Estamos listos para comenzar a trabajar en 2019 y estamos muy motivados, el equipo está listo y tenemos el know-how». La empresa la fundó en 1954 Louis Le Bras, abuelo del actual dueño. Está ubicada en Jarny, al este de Francia y emplea a 200 artesanos.

La compañía ganó el contrato para restaurar Notre Dame el año pasado tras los trabajos en otros nueve sitios históricos, incluyendo catedrales en Reims, Poitiers, Verdún, Estrasburgo, Amiens y el Panteón en París. Entre las reparaciones estaba la de la aguja de 100 metros de altura y los 12 apóstoles que la coronaban.

ANTES Y DESPUÉS. El techo de la catedral fue la zona más afectada por el incendio. (Fuente: AFP)
ANTES Y DESPUÉS. El techo de la catedral fue la zona más afectada por el incendio. (Fuente: AFP)

Tras el desastre en la Catedral, el empresario se defendió al afirmar que respetaron todas las normas de seguridad y que cuando se originó el incendio ninguno de sus empleados estaba en el lugar. «Queremos, más que nadie, que se haga la luz sobre las causas de este drama», dijo Le Bras a la cadena de noticias BFM.

Está en curso una investigación judicial para determinar qué causó el devastador incendio que hizo que se hundiera parte del techo y la aguja de la emblemática Catedral. Hasta el momento las autoridades priorizan la hipótesis de un accidente.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *