Noticias

Incendio en Notre Dame, el día después: París amanece con su «corazón» gótico gris y desolado – 16/04/2019


A la luz del día, la catedral de Notre Dame parece un espectro gótico desolado y gris, con su estructura humeante y cuatro líneas de agua que la enfrían. El incendio ha terminado pero los bomberos temen derrumbes.

 

  |  

 

Notre Dame fue salvada. La estructura de esta vieja dama de París ha conseguido mantenerse. Pero los especialistas, arquitectos y policías, reunidos en la mañana de este martes, han detectado algunas vulnerabilidades.“La estructura se mantiene pero hay vulnerabilidades, especialmente a nivel de la bóveda. Un pion del crucero norte debe ser asegurado y esto ha conducido a la evacuación de cinco inmuebles en los edificios de la proximidad, en la rue du Cloitre”, explicó el secretario de estado del ministro del interior, Laurent Nuñez.Se necesitan otras 48 horas para considerar si el edificio de la catedral seguro. El techo, sus maderas del año 1000, se ha perdido junto a la “Fleche, ” que era la que se estaba reconstruyendo porque perdía su plomo.

Catedral de Notre Dame

Infografía: Clarín

Después de la tragedia, la esperanza. El mundo extiende su mano y generosamente apoya la reconstrucción. Al menos 600 millones de euros ya se han conseguido en pocas horas solo en Francia, con el aporte de las grandes fortunas del país y sus empresas. Arnault, Pinault, Total han sido las primeras en apoyar con 300 millones de euros.A ellos se suman la alcaldía de París con 50 millones de dólares y la propuesta de una conferencia nacional de donantes, las regiones y miles de pequeños contribuyentes. La Fundación del Patrimonio ha lanzado una colecta nacional. Los clubes de fútbol de Francia van a participar en la reconstrucción. Pero la solidaridad no llega solo de las grandes empresas. El rabino de Francia y el rector de la mezquita de Lyon pidieron a judíos y musulmanes su colaboración “porque Notre Dame es el alma de nuestro país”. En Rusia y en África, ya han comenzado su colecta.

 

Al menos cuatrocientos bomberos, divididos en grupos y aplaudidos a su salida por la multitud que esperaba en el río Sena, trabajaron contra el fuego durante toda la noche. A las 3 y media de la mañana consideraron al fuego “controlado” pero no extinguido. Nueve horas de combate, con dos policías y un bombero heridos. Ha comenzado ahora el proceso de enfriamiento y reasegurar los lugares sensibles. Al menos 100 bomberos se encuentran en el lugar ante el temor de que focos de fuego se reactiven. Los vitraux de la catedral fueron salvados. Pueden estar afectados por el agua pero el fuego no los consumió. La espectacular luz y sombras de Notre Dame podrán ser preservadas.

El procurador de Paris Rémy Heitz se encontraba este martes en el área pero no pudo ingresar a la estructura por los peligros que acechan, por temor a caídas de estatuas y estructuras. Debe evaluarse su actual estabilidad. ”La pista accidental está siendo privilegiada en estas horas”, dijo el procurador. Aunque los franceses exigen una investigación para saber si fue un accidente o un sabotaje.

La Catedral en pleno incendio. / AFP

La brigada criminal de la policía comenzó la noche del lunes su investigación. Los obreros de las cinco empresas que trabajaban en el momento del incendio llegaron a la brigada para comenzar a declarar y continuaban el martes haciéndolo. Los primeros indicios mencionan gas y soldaduras en la cantera de construcción que trabajaba en “la fleche” (la aguja), que cayó incendiada y dividida en dos. Los obreros abandonaron su trabajo a las 5 y media de la tarde, una hora antes que los primeros testigos descubrieran el humo y las llamas. Al menos 50 investigadores buscan todas las pistas. El primer llamado a los bomberos fue a las 18:20 y la segunda alerta llegó a las 18:43, poco antes que el presidente Emmanuel Macron se dirigiera en cadena nacional al país, para hablar de la solución a la crisis sobre los Chalecos Amarillos. Los testigos mencionan que las primeras llamaradas fueron amarillas, con un fuerte olor a gas en el humo. Luego se escucharon explosiones, cuando el fuego se apoderó de la estructura que se había creado para reparar su techo y “la fleche”. Sin techo y sin “fleche”, su símbolo, Notre Dame está devastada junto a los franceses de todas las religiones. Pero es demasiado temprano para establecer cuál es la amplitud de su destrucción y cuánto se puede tardar en recuperarla. Una parte de la bóveda se hundió y es muy peligroso entrar en su interior.

una pila de escombros dentro de la catedral de Notre Dame, este martes./EFE

Muchas obras de arte consiguieron ser salvadas por el rector de la catedral y una cadena humana, con bomberos, curas, empleados de Notre Dame, los policías de la prefectura de enfrente y los vecinos ayudando.Cálices, la túnica de St Luis, la corona de espinas, que la tradición sostiene que fue la que colocaron los soldados en la crucifixión de Jesús, candelabros de oro y manuscritos incunables fueron salvados y transferidos de la noche del lunes al martes al Hotel de Ville. Hoy ha comenzado su transferencia al museo del Louvre. El Tesoro de Notre Dame fue rescatado.

 

La reconstrucción y sus interrogantes ha comenzado. Algunos piensan que podría durar 40 años, el tiempo de la reconstrucción de la bombardeada catedral de Reims. El ex ministro de Cultura Jack Lang dijo que debe ser inmediata. “Necesitamos la ayuda del mundo”, dijo el ministro de Cultura Franck Riester. ”El estado asumirá sus responsabilidades”, dijo, tras saludar “la energía, la voluntad y solidaridad de todos los compatriotas, de cada ciudadano”. “Llevará años de trabajo”, estimó André Finot, el portavoz de la Catedral.”Una parte de la bóveda tiene un agujero. Yo salí de la catedral a las 4 de la mañana y tengo prohibición de entrar. Es muy temprano para decir que daños existen”, dijo. Los puentes sobre el Sena en las cercanías de la catedral en París han sido reabiertos. Los parisinos se enfrentaron al horror de ver la Vieja Dama a la luz del día.

La gente mira el penoso espectáculo de su catedral herida. / AP

“Yo quería levantarme pero temía ver la catástrofe de la catedral. Encontrarla destruida. Para mí, se volvió imposible verla arder”, contó Louise Penchard, una profesora y habitante de un departamento frente a Notre Dame. «Llegó un momento en que me fui del río porque creí que todo estaba perdido frente a esas llamas. Soy su vecina. Me despierto por 50 años con ella y sus turistas. Fue una alegría verla aún en pie, humeante pero resistente. Ella es la unidad nacional, la historia de Francia, nuestro corazón y la testigo de nuestro trágico camino desde el 1600”, reconoció. Frente a la catedral, del otro lado del río, la gente se arrodilla y reza en un profundo silencio. No hay palabras. No alcanzan. Solo cubrirse la cara con las manos o mover la cabeza, en un acto de negación ante tanta desolación y orfandad espiritual.

Gente en silencio, rezando, apenada, frente al a Catedral de Notre Dame. / Reuters

París, corresponsal

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *