Noticias

Un hijo de Jair Bolsonaro es sospechoso de tener lazos con grupos parapoliciales – 15/04/2019


La prensa brasileña informó sobre las presuntas relaciones de Carlos Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro, con las «milicias» parapoliciales que tienen presencia en varias favelas de Rio de Janeiro.El concejal carioca Carlos Bolsonaro contrató como empleado al ex paracaidista del Ejército Marcio da Silva Gerbatin, quien tiene una relación de familia con otro ex militar, Fabricio Queiroz. Ocurre que Fabricio Queiroz está en el epicentro de un escándalo con las «milicias» parapoliciales con presencia fuerte en las favelas de la zona oeste carioca.En el artículo titulado «Carlos Bolsonaro contrató a asesor vinculado a Queiroz», aparecido en la portada electrónica de Estado de San Pablo, se informó se aportaron datos sobre este vínculo laboral.

Los tres hijos de Jair Bolsonaro: Eduardo (izq), Carlos (cen) y Flavio (der) (AFP).

Así como sobre las eventuales ramificaciones que podrían partir de este contrato y llegar hasta los grupos de «milicianos» formados por policías en actividad y retirados, además de ex miembros de las Fuerzas Armadas.

 

El reportaje revela que el mismo ex paracaidista que trabajó para el concejal Carlos Bolsonaro entre 2008 y 2010, a partir de ese año fue contratado por Flavio Bolsonaro, que por entonces era diputado estadual de Rio de Janeiro y desde febrero de este año es senador federal.

 

Tanto Carlos como Flavio, además de ser hijos del presidente, son parte de lo que la prensa ha dado en llamar como el «Clan Bolsonaro», un grupo con influencia considerable en la política nacional, y por supuesto la de Rio de Janeiro.

Jair Bolsonaro reconoció ser «amigo» del presunto «miliciano» Fabricio Queiroz, además de aceptar que le prestó dinero (AP).

 

  |  

 

Hasta el momento se conocían los supuestos lazos entre Flavio Bolsonaro y los «milicianos» que fueron reveladas en artículos que comenzaron a ser publicados a fines de 2018 y continuaron en enero pasado, cuando el caso ganó las dimensiones de un escándalo y llegó al Supremo Tribunal Federal.Fue en ese momento que el flamante presidente Bolsonaro reconoció ser «amigo» del presunto «miliciano» Fabricio Queiroz, además de aceptar que le prestó dinero.El presidente recordó que su amistad con Queiroz se remonta a los años 80 cuando ambos eran paracaidistas y desde entonces se mantuvo el vínculo.Agencia ANSA.GML

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *