Noticias

WikiLeaks, el sitio que reveló las sórdidas operaciones de EE.UU. en Irak y Afganistán – 11/04/2019


Si bien no es sencillo definir el perfil de WikiLeaks, hay que destacar en primer lugar que su lanzamiento tuvo características revolucionarias en Internet. Fiel a su nombre -”Leak” significa fuga, filtración, goteo-, se distinguió por difundir información política y militar confidencial, exponiendo la hipocresía y las maniobras sucias de gobiernos y organismos de seguridad.Utiliza el formato Wiki -comunidad virtual cuyas páginas son creadas y editadas por los usuarios-, pero no es muy leal a ese principio ya que los lectores no pueden cambiar su contenido. En cambio actúa con mucha solidez a la hora de proteger el anonimato de sus fuentes, empleando softwares con potentes herramientas destinadas a encriptar datos.

Cronología de la batalla judicial de Julian Assange, fundador de WikiLeaks. (AFP)

 

  |  

 

El sitio se define a sí mismo como “una organización multinacional de medios con una biblioteca asociada”. Nació en 2006 como producto de la colaboración entre disidentes chinos, aunque el creador formal es Julian Assange. El objetivo original era atacar a regímenes represivos en Asia, en el ex bloque soviético, en Africa subsahariana y en Oriente Medio.En los hechos, la mayoría de las revelaciones fueron contra Estados Unidos, potencia cuyo caudal de operaciones sombrías es inagotable. Sugestivamente, WikiLeaks eludió temas calientes vinculados a otras dos grandes potencias, Rusia y China.El sitio se hizo conocido en 2009 al publicar cientos de miles de mensajes enviados el 11 de septiembre de 2001, el día de los atentados contra las Torres Gemelas y el Pentágono en Estados Unidos. Pero el gran salto lo dio en 2010 con la publicación de 92.000 documentos secretos sobre la guerra de Afganistán.

Julian Assange en 2010, exponiendo uno de los documentos sobre la guerra en Irak. (EFE)

Los documentos mostraban las operaciones sobre países aliados, bajas provocada por fuego amigo y conexiones entre los talibanes y los servicios de inteligencia. Esa fue la primera de una serie de filtraciones sobre crímenes de guerra, espionaje y corrupción que sacudieron la política exterior estadounidense.En abril de ese mismo año publicó “Asesinato Colateral”, un video de una fallida operación contra líderes rebeldes en Bagdad, Irak, realizado en 2007 y donde resultó muerto un periodista de la agencia Reuters. Las imágenes del helicóptero disparando a un grupo de personas impactó muy fuerte en la opinión pública, sobre todo porque Washington había negado todo hasta ese momento.

 

La información volcada en el sitio no tiene un tratamiento periodístico, por lo que suele ser muy caótica su exposición. Sabiendo esto, en noviembre de 2010 WikiLeaks hizo un acuerdo con grandes medios internacionales – The New York Times, The Guardian, Der Spiegel, Le Monde, El País- para potenciar la difusión de más de 250.000 documentos secretos entre el Departamento de Estado y sus embajadas.Allí se exponía cómo muchos diplomáticos actuaban prácticamente como espías. La masiva filtración se conoció como “cablegate” y terminó convirtiendo a Assange en el enemigo público número uno de EE.UU.

 

El “cablegate” no habría sido posible sin la militar estadounidense transgénero Chelsea Manning, que transmitió a WikiLeaks más de 700.000 documentos confidenciales. En agosto 2013 Manning fue condenado a 35 años de cárcel por una corte marcial. Washington se basó en este caso en particular para aplicarle a Assange el peso de sus leyes. Lo acusó de “conspiración para infiltrarse en computadoras al acordar -con Manning- descifrar la clave de un servidor del gobierno estadounidense con información clasificada”.Ahí comenzó la persecución, pero Assange ya se protegía en la embajada de Ecuador. Su sitio continuó publicando materiales secretos vinculados a empresas contratistas del gobierno estadounidense, como Stratfor, y a organismos de inteligencia, como la NSA y la CIA, de los que reveló programas de ciberespionaje masivos.

 

En 2016 el sitio divulgó los mails internos del partido Demócrata en EE.UU. que perjudicaban a Hillary Clinton. Después se supo que esos correos habían sido obtenidos por hackers rusos, lo acrecentó las sospechas sobre el accionar de Moscú detrás de las filtraciones.En los últimos años el poder de denuncia de WikiLeaks decayó, afectado por las sospechas y por el hostigamiento de gobiernos occidentales. Varios de ellos realizaron cancelación de servicios, como la imposibilidad de recibir donaciones a través de cuentas bancarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *