Noticias

Bletchley Park, el laboratorio de los genios que leyeron la mente de Adolf Hitler – 11/04/2019


Reconvertido en un fascinante museo a unos 45 minutos en tren de Londres, Bletchley Park fue un hervidero de mentes brillantes que descifraron, tras un infatigable trabajo, los imposibles códigos nazis en la II Guerra Mundial.Con motivo del 75 aniversario del Desembarco de Normandía (el próximo 6 de junio), este lugar, plagado en su día de secretismo y conspiraciones militares, inaugura este jueves una nueva exposición: «Día-D: Interceptación, Inteligencia, invasión».

En un entorno rural y discreto, cercano a la localidad inglesa de Milton Keynes (en el condado de Buckinghamshire), está Bletchley Park.

Dentro de la muestra se emite una nueva película que, en doce minutos, resalta el papel clave desempeñado por los miles de empleados que operaban en Bletchley Park para proporcionar información clave a las fuerzas aliadas durante los preparativos de esa invasión.

 

«Por primera vez, contamos la historia completa sobre la implicación de los trabajadores de Bletchley Park durante los 18 meses de planificación anteriores al día del desembarco y después, cuando las tropas aliadas se trasladaron de Normandía a Francia», dijo Peronel Craddock, responsable de exposiciones del complejo.

El incansable trabajo de esas personas dejó al descubierto los secretos mejor guardados de Hitler.

 

  |  

 

La «Operación Overlord» (su denominación en clave) arrancó el 6 de junio de 1944 y derivó, eventualmente, en la liberación de los territorios de la Europa occidental ocupados por la Alemania nazi.Craddock remarca la «calidad» y «cantidad» del minucioso trabado de decodificación llevado a cabo en el más absoluto de los secretos en este lugar. Sirvió, sobre todo, «para prevenir más bajas» y para dar ventaja al lado aliado.

Máquina decodificadora de mensajes nazis en la Segunda Guerra Mundial (AFP).

En ese entorno rural y discreto, cercano a la localidad inglesa de Milton Keynes (en el condado de Buckinghamshire), estos hombres y mujeres se dejaron la piel para penetrar y comprender las cientos de miles de comunicaciones de inteligencia intercambiadas entre Hitler y sus altos mandos.

 

Se recuerda allí al malogrado genio matemático Alan Turing, que desenmarañó el sofisticado código alemán Enigma, uno de los grandes interrogantes que afrontaron los aliados durante la contienda.

La famosa máquina de encriptamiento Enigma, robada del museo de Bletchley Park y devuelta años después (AP).

Con la máquina Enigma, la marina germana se comunicaba con sus submarinos para interceptar los convoyes de abastecimiento que EE.UU. enviaba a Inglaterra.En Blethcley Park se puede contemplar hoy una copia de una de esas máquinas.Incomprendido en su época, Turing fue reclutado por los equipos de seguridad de Bletchley Park en 1939. Fue allí donde creó la conocida como máquina Bombe, con la que halló la manera de penetrar en los mensajes confidenciales de las fuerzas germanas.

Oliver Lawn que trabajó en Bletchley Park , junto a una de las máquinas Enigma (EFE).

En la imponente mansión victoriana (de nombre, precisamente, Bletchley Park) que preside este complejo se rescata también del olvido la relevancia histórica de otro genio, Bill Tutte, cuyo papel resultó crucial para leer la mente del dictador nazi.Tras meses de frustración, en los que los alemanes cada vez complicaban más sus mensajes confidenciales, el trabajo de Tutte fue clave para entender el funcionamiento del sistema Lorenz, que usaba códigos aún más complejos que los de Enigma para facilitar la comunicación entre los altos mandos del ejército germano.El incansable trabajo de esas personas dejó al descubierto los secretos mejor guardados de Hitler.

El malogrado genio matemático Alan Turing, que desenmarañó el sofisticado código alemán Enigma, uno de los grandes interrogantes que afrontaron los aliados durante la contienda (AFP).

Con estos intrincados sistemas de decodificación, los expertos de Bletchley Park se enteraron de que gracias a una artimaña de distracción militar, se había hecho creer a Hitler que la invasión de los aliados se ejecutaría en Pas de Calais, en lugar de en Normandía.En el citado video, se recuerda cómo el ejército alemán destinó gran parte de sus efectivos a Calais, dejando una resistencia mínima en Normandía.Al final del conflicto, Bletchley Park quedó clausurado, y las delicadas operaciones que se llevaron a cabo en su interior fueron ocultadas al público.Agencia EFE.GML

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *