Noticias

La Unión Europea ofrecerá a Londres postergar más aún el Brexit, pero con condiciones – 09/04/2019


La Unión Europea va a ofrecer a Gran Bretaña una extensión “más larga” que el 30 de junio para el Brexit, cuya fecha exacta será decidida este miércoles en la cumbre de Bruselas.Pero vendrá acompañada por “condiciones”. Si bien los candidatos británicos participarán en las elecciones europeas del próximo 23 de mayo y sus diputados actuarán en el Parlamento Europeo, le exigirán al reino “estrictas garantías de comportamiento” para dentro de la UE como “miembro existente”. Un status de país de segunda clase, el último capítulo de la saga del Brexit, para un reino que llegó al referéndum anti europeo por nostalgias del imperio y el empobrecimiento y xenofobia de su clase media, bajo 11 años de austeridad.
 

  |  

 

En la UE, Gran Bretaña no podrá tomar parte a pleno en sus funciones ni perturbar decisiones fundamentales del Consejo Europeo, ni alterar la renovación del presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, ni bloquear las decisiones sobre el futuro de la Unión Europea y sus reformas. Su “buena fe” será chequeada cada dos o tres meses, según una fuente del gobierno francés. Los franceses se inquietaron ante las amenazas de los Brexitiers Jacob Rees Mogg, Boris Johnson y Tim Loughton, que prometieron perturbar en el interior de la UE, si los forzaban a participar en las elecciones europeas.

 

Estas son las conquistas obtenidas en la diplomacia del último minuto del martes por la primera ministra Theresa May, horas antes de la Cumbre del Brexit en Bruselas. En un juego del “policía bueno y el malo”, May almorzó en Berlín con la canciller alemana Angela Merkel, que quiere evitar un Brexit tumultuoso y la recibió cálidamente, aunque nadie la esperaba cuando llegó.Por la tarde tomó el té en el palacio del Eliseo con el presidente francés, Emmanuel Macron, que desconfía de la buena fe británica. Teme la acción de sus Brexitiers sobre sus proyectos de reformas europeas y la injerencia del populismo en la campaña por las elecciones europeas. Hasta el lunes se inclinaba por un No Acuerdo. Sin mirar a la prensa, con su tailleur azul, la acosada primera ministra británica partió hacia directamente al aeropuerto en su Land Rover Discovery negro tras el encuentro. En los casi 60 minutos de conversación, Macron sugirió que “un año es demasiado largo” para una extensión y que la UE quiere discutir otros temas que el Brexit o alterar su agenda para cumbres intempestivas. El vocero de Downing St dijo que “los líderes discutieron el pedido británico de extensión del artículo 50 hasta el 30 de junio, con la opción de irse antes si el acuerdo es ratificado antes. La primera ministra actualizó a Macron sobre las conversaciones con la oposición para acordar una manera de avanzar con respecto a los resultados del referéndum del 2016”. También “discutieron las elecciones europeas con la primera ministra diciendo que el gobierno está trabajando duramente para evitar la necesidad de que Gran Bretaña tome parte y la situación en Libia” . El “draft” del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, con los detalles de la propuesta que hará el miércoles a los líderes europeos en la cumbre del Brexit en Bruselas se conoció cuando Macron despedía con un ligero beso a una tensa Theresa May en el Eliseo.

 

La fecha definitiva de la extensión la pondrán los líderes europeos pero ese sería el resultado de las reuniones previas del miércoles. Tusk los urgió a ofrecer a Gran Bretaña “una flexible extensión al artículo 50 de hasta un año. Eso le permitiría a Gran Bretaña irse en cualquier momento dentro de ese período”. Pero tendría el suficiente tiempo “para repensar su estrategia del Brexit”.Advirtió que era “prácticamente imposible que Gran Bretaña pudiera conseguir un acuerdo, firmarlo, pasar por el Parlamento y librarlo el 30 de junio”, la fecha que pidió May.Por eso cree que el acuerdo obtenido “no debe abrirse” pero “puede modificarse la declaración política”, que establece las futuras relaciones entre Gran Bretaña y la UE. Tusk explicó que “con las divisiones en el Parlamento británico”, otorgar una extensión al 30 de junio sería crear otra vez fechas que llevan al abismo y que perturban el trabajo de la UE. “Esta continua incertidumbre también es mala para nuestros negocios y ciudadanos. Finalmente, si fallamos en encontrar ninguna extensión, puede haber un riesgo de No acuerdo por accidente”, advirtió Tusk. En su párrafo final llamó a sus socios europeos a enfocar “el vínculo con Gran Bretaña con una actitud fraternal”, porque los dos quieren “continuar siendo amigos y socios”. Tusk recogió la opinión de los alemanes, especialmente sus economistas y think thanks, que han advertido a Ángela Merkel que la Unión Europea “se ha equivocado de estrategia”con los británicos. Ellos advierten que esta humillación a Londres es “innecesaria e inmadura” y dañará las relaciones con Europa en el futuro. Llaman a una revisión radical de la negociación europea.

 

“Bruselas nos ha enseñado una lección en cómo no negociar con un Estado miembro que se quiere ir. El problema no es del lado británico. El problema es del lado de la Unión Europea”, alertó Günter Verheugen, ex comisionado europeo alemán en Bruselas. Para él, los europeos han hecho “un mal juicio en la estrategia”, no darse cuenta de lo que está en juego y que “no se deben dictar términos inaceptables” a Londres. ”Nosotros no estamos perdiendo un Estado miembro. Estamos perdiendo el peso de 20 Estados miembros. Nuestro interés debe ser el continuar como los más cercanos aliados”, alertó el funcionario alemán, en un mundo “globalmente peligroso” y que ya afecta a Alemania con recesión económica. En Gran Bretaña, los Brexitiers ruegan a los líderes europeos que decidan que el reino se vaya el 12 de abril “para terminar esta humillación nacional”.“Hágannos un favor. Sáquennos de esta miseria ahora porque esta Casa y este gobierno son incapaces de hacerlo”, pidió el diputado Tim Loughton a los líderes europeos en la Cámara de los Comunes. Allí la ley Cooper Letwin, que pasó a alta velocidad por las dos cámaras, fue aprobada por la reina. En la votación de la moción que aprobaba que la primera ministra decidiera “pedir una extensión del artículo 50 hasta el 30 de junio” ganaron por 420 votos contra 110. Theresa May ganó el voto con una mayoría de 310 pero solo el 31 por ciento de los votos fueron conservadores. Al menos 12 de sus ministros votaron contra su propio gobierno, en una muestra más de la rebelión entre pro europeos y Brexitiers en el mismo gabinete de la primera ministra. Ochenta diputados Torys no votaron dilatar el Brexit hasta el 30 de junio. El Laborismo se mantuvo unido, salvo tres diputados que votaron en contra.En esta semana histórica e impredecible en Gran Bretaña, Theresa May reiniciará el jueves sus negociaciones con los laboristas para conseguir un acuerdo, ante la convicción de que el suyo jamás pasará por cuarta vez al Parlamento. Hasta ahora no logran ponerse de acuerdo con la incorporación de una unión aduanera, que es una de las “líneas rojas” de Theresa May.Pero el solo encuentro con la oposición le sirve a la primera ministra británica para explicarles a los europeos que ha encontrado un camino alternativo para el Brexit. Era uno de los requisitos que ellos exigían, aunque no sea suficiente. El problema es que ni Macron ni los europeos reconocen a la vieja y pragmática Gran Bretaña en este caos y desconfían.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *