Noticias

El desconcertante momento en el que un grupo de policías mata a disparos a un joven de 20 años

Un joven rapero de 20 años murió en California a manos de la Policía tras recibir unos 25 disparos. El hecho generó conmoción en parte de la sociedad estadounidense y fue denunciado por la familia de la víctima.

La abogada que lleva la denuncia, Melissa Nold, precisó que seis oficiales de la policía de Vallejo le dispararon a Willie McCoy en la cara, garganta, pecho, oreja izquierda, brazos y hombros.

El momento en que los policías disparan contra el joven que estaba en su auto. (Foto: captura)
El momento en que los policías disparan contra el joven que estaba en su auto. (Foto: captura)

«No hay pruebas que justifiquen ese nivel de fuerza y no hay ninguna razón posible por la que se necesite disparar a alguien tantas veces», sostuvo. «Fue casi como si estuvieran practicando tiro al blanco».

Si bien todo ocurrió el 6 de febrero, las imágenes grabadas por las cámaras que portaban de los agentes se difundieron recientemente.

Nold dijo que McCoy, que usaba Willie Bo como nombre artístico, estaba en la casa de la familia grabando música cuando pasada la medianoche decidió ir a un Taco Bell a comer.

La policía indicó que recibieron una llamada del establecimiento sobre un Mercedes-Benz estacionado en el canal que lleva al autoservicio en ventanilla (Drive-thru) con el motor encendido y un hombre como desmayado, con la cabeza sobre el volante.

Los oficiales justificaron la acción, pero la abogada de la familia aseguró que fue uso excesivo de la fuerza. (Foto: captura)
Los oficiales justificaron la acción, pero la abogada de la familia aseguró que fue uso excesivo de la fuerza. (Foto: captura)

Los oficiales notaron la pistola en el auto y estudiaban el plan de acción cuando -según su versión- McCoy despertó, buscó el arma e ignoró la orden de «manos arriba».

«Temiendo por su seguridad, seis oficiales dispararon sus armas de servicio», indicó la autoridad de Vallejo en un comunicado.

Sin justificación

Nold explicó, como expolicía, que nada justifica esa respuesta. «Ese es el tipo de fuerza que usas en un tiroteo», insistió.

Añadió que dadas las circunstancias hubieran podido tomar posición de resguardo y despertar a la víctima usando la sirena o la corneta de la patrulla. «Si se suponía que estaba armado, ¿por qué se pararon frente a él?», cuestionó.

El tiroteo de McCoy sigue a una serie de incidentes similares de supuesta brutalidad policial en Estados Unidos en los últimos años. No es la primera vez que el Departamento de Policía de Vallejo es objeto de escrutinio a raíz de las denuncias de uso excesivo de la fuerza.

Un video mostró a un oficial sobre un hombre en el suelo golpeándolo varias veces en la cara. En otro se ve a un policía golpeando a un hombre con su linterna mientras un compañero le ponía las esposas.