Noticias

La salvaguarda irlandesa, el escollo en el que encalla una y otra vez el ‘brexit’

Irlanda

Punto de la autovía que une Belfast y Dublín donde se sitúa la frontera entre Irlanda del Norte e Irlanda.
GOOGLE STREET VIEW

El ‘brexit’ sigue encallado. Atascado. En un callejón sin salida. Este viernes, el Parlamento británico ha tumbado por tercera vez el acuerdo entre Reino Unido y la Unión Europea para la salida de los británicos. Ahora se abre un período de 14 días (hasta el 12 de abril) con dos posibles desenlaces: ‘brexit’ duro, sin acuerdo, o una prórroga larga, que entre otras cosas obligaría a Reino Unido a participar en las elecciones europeas. Y podría haber más opciones: la revocación del Artículo 50, otro referéndum, un cambio de gobierno… ¿Pero por qué se ha vuelto a romper el acuerdo? Hay un asunto clave en el que una y otra vez encalla el barco del ‘brexit’: la salvaguarda irlandesa (backstop en inglés).

La frontera entre Irlanda del Norte (parte del Reino Unido) y la República de Irlanda es literalmente inexistente. De hecho, en las carreteras que unen el Ulster con el centro y sur de la isla no hay ni siquiera carteles que avisen al conductor de que ha salido de Gran Bretaña para entrar en otro país, más allá de unas señales de tráfico que advierten que desde ese punto, las velocidades máximas se medirán en kilómetros por hora (para los que entran en la República) o en millas por hora (para los que entran en Irlanda del Norte). Que esto siga siendo así, es decir, que no haya frontera física en la isla esmeralda, es lo que se llama salvaguarda irlandesa.

Esta cláusula fue negociada por Londres y Bruselas, con el objetivo de evitar una frontera ‘dura’: controles aduaneros, tasas, impuestos… El acuerdo contempla que si no hay acuerdo comercial entre Reino Unido y UE, Irlanda del Norte seguiría estando sujeta a algunas reglas del mercado único para garantizar (salvaguardar) el estatus fronterizo actual. Y ese es el problema.

Sectores de los partidarios del ‘brexit’ creen que esta salvaguarda es una manera de mantener a Reino Unido vinculada a las normas de Bruselas. Otros creen que es un sinsentido que una parte del país (Irlanda del Norte) tenga reglas diferentes a las otras (Inglaterra, Gales o Escocia). Pero por otro lado, existe un enorme temor a volver a levantar fronteras físicas entre ambas partes de la isla, porque nadie olvida los 40 largos años de enfrentamientos que dejaron 3.500 muertos, con atentados terroristas del IRA o de grupos unionistas y el Ejército británico desplegado. En 1998 se puso fin a los problemas con el famoso Acuerdo de Viernes Santo, que entre otras cosas contemplaba la eliminación de la frontera física o el derecho de los ciudadanos del Ulster de tener ambas nacionalidades, irlandesa y británica. Los más pesimistas ven incluso un posible regreso de la lucha armada.

Hay diputados que quieren que la salvaguarda tenga fecha de caducidad (se habla de cinco años), mientras que otros optan por una frontera abierta sine die. Además, Bruselas y Londres han tenido hasta ahora diferentes visiones sobre el backstop, porque la UE quiere ceñirlo solo al comercio con Irlanda del Norte, mientras que Londres pretende que se extienda a todo Reino Unido. Por otro lado, la UE quiere favorecer lo máximo posible a la República de Irlanda, uno de sus socios. Y por supuesto está la posición del DUP (el Partido Democrático Unionista), socios norirlandeses de la todavía primera ministra británica Theresa May, que se oponen a la salvaguarda, pues temen que ésta convierta de facto a toda la isla en una sola entidad, es decir, la eterna aspiración de los republicanos irlandeses. Lo máximo que aceptan es un backstop temporal y que pudiera ser anulado unilateralmente por Londres.

Por si fuera poco, hay que tener en cuenta que el 56% del electorado en Irlanda del Norte rechazó el ‘brexit’ en el referéndum y que la mayoría de los diputados del parlamento norirlandés abogan por la permanencia, bajo el liderazgo del Sinn Féin. El desenlace aún no llega.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *