Noticias

«El Frente Amplio tiene el desafío de reenamorar a la población» – 29/03/2019


A los 62 años, Daniel Martínez es la figura de la coalición del Frente Amplio (FA) destinado a competir con la centroderecha uruguaya. Si bien antes tiene que superar la interna, los sondeos para las primarias del 30 de junio lo muestran con una ventaja de más de casi 30 puntos sobre su rival inmediata, la ex ministra Carolina Cosse.Desde muy joven este ingeniero industrial mecánico supo combinar la profesión con la dirigencia sindical y política. Hoy le toca una tarea difícil: reemplazar en el ideario político uruguayo a líderes de la envergadura de Tabaré Vázquez, José Mujica y Danilo Astori.
 

  |  

 

Frontal y directo, no evita los temas áridos. Reconoce que el Frente se vio debilitado por la ola de inseguridad y algunas denuncias de corrupción, pero defiende las políticas sociales que se aplicaron. En el ámbito regional es crítico del venezolano Nicolás Maduro, marcando las diferencias en el Frente. Promueve un país con fuerte desarrollo en ciencia y tecnología porque, según dice, “marcan hoy el éxito o el fracaso de una Nación”.¿Comienza el recambio generacional en el Frente?Y sí, después de casi 30 años de personalidades excluyentes. Luego del general Liber Seregni tuvimos tres liderazgos muy fuertes como los de Tabaré Vázquez, Danilo Astori y José Mujica. Ahora ninguno de los tres es actor de la realidad, por las razones que sean, y aparecen nuevas generaciones. Ahora somos cuatro los candidatos en las primarias, cada uno con su particularidades, que estamos buscando atraer la simpatía de la gente.

Daniel Martínez, intendente de Montevideo y precandidato presidencial por el Frente Amplio. (Constanza Niscovolos)

El ballotage parece ser un hecho en las elecciones nacionalesNo se. Las encuestas son siempre fotos del momento. También es cierto que marcan tendencia. Si bien está habiendo muchas disimilitudes que marcan las encuestas, todo parecería que ballotage va a haber, como como ocurrió en las dos últimas elecciones. Pero hay que esperar.El Frente llega a los comicios muy debilitadoObviamente es un dato de la realidad. Pero hay que tener en cuenta que Uruguay es hoy el país que tiene mejor PBI per cápita por año en América latina -algo que no ocurría antes del Frente-, el que mejor redistribuye la riqueza en toda la región, que somos parte de los 9 de los países más digitalizados del mundo, que se lo califica como el país de más plena democracia y respeto de la justicia y la transparencia, y que ocupa un lugar entre los países menos corruptos del mundo. Igual, pese a ello, hay algunos sectores de la ciudadanía, incluso algunos votantes del Frente Amplio, que mira con cierta desconfianza algunas de las cosas que se hicieron. Eso incide. Yo creo que ahora, en esta campaña, el Frente Amplio tiene el desafío de volver a reenamorar a un sector de la población que, por la razón que sea, cuestiona.¿Cuáles son los claros y oscuros que presenta la coalición?​ La gente demanda más, y está bien que así sea. Mire, agarramos el país con un 32% de pobreza, la misma que hay hoy en Argentina, y la bajamos al 7,8 o 7,6%. También es cierto que la agarramos con un 15% de desocupación, la llegamos a bajar un 4,7% y ahora está en un 8,3%. Obviamente nos preocupa. También es cierto que hay problemas de inseguridad, y eso nos desvela a todos.¿La inseguridad es el punto más débil del gobierno?Que aumentó la inseguridad es real. En realidad ha venido aumentando en los últimos 35 años, aclaremos. Hay muchos problemas de convivencia ciudadana y un sector de la población terminó quedando fuera del sistema, agravándose con el advenimiento de las bandas y lo que es el comercio de drogas. Tal vez un error que ha habido es haber abordado la inseguridad como un problema del Ministerio del Interior, nada más. Es un tema multicausal y por lo tanto hay que abordarlo de esa manera. Ahora se están haciendo operativos contra los bunquers de los delincuentes. Se recupera el territorio para la gente del barrio. Eso va más en la línea de lo que yo creo que es el camino correcto.Suele ocurrir que los gobiernos de izquierda o centroizquierda minimizan el tema de la inseguridad. ¿Sucedió eso en Uruguay?Puede haber una visión de algunos sectores un poco romántica de creer que es sólo un problema social. Es un doble problema: hay que reprimir a los delincuentes, pero al mismo tiempo atacar las causas estructurales. Es una ofensiva doble. No va una sin la otra.

Daniel Martínez, intendente de Montevideo, de visita en Buenos Aires. (Constanza Niscovolos)

¿Cree que influye en estas elecciones la posición del gobierno uruguayo sobre Venezuela?Creo que no. La derecha se ha puesto muy en contra del gobierno de Maduro. En el Frente Amplio hay dos posiciones. Quienes cree Maduro es una referencia de gobiernos progresistas, y otros más críticos.¿Usted dónde se ubica?Yo soy crítico. Creo que el gobierno de Maduro a adolecido de un apartamiento de lo que es el pleno respeto del sistema democrático. Inclusive me preocupó mucho algunos hechos de represión que se han dado. Es un gobierno que fue electo, pero que ha perdido legitimidad en sectores importantes de la población y que está presentando problemas. Creo que la posición del gobierno de Uruguay es muy correcta. No creo que haya que salir como un hincha de fútbol, ponerse a favor o en contra. Sí servir de puente. Hay dos puntos fundamentales que hay que tener en cuenta: respeto a la democracia y los derechos humanos – lo que implica no a la represión-, y un llamado a elecciones.Hubo también algunos hechos de corrupción que tuvieron mucha repercusión social. ¿Cree que terminarán influyendo en el voto?No te podría asegurar. En realidad si lo vemos históricamente la corrupción siempre pesa en la campaña, pero no resulta un factor determinante a la hora de elegir una opción electoral. En la practica siempre asomó como un elemento influyente, y a la hora de definir no fue el elemento más determinante. Ya las elecciones pasada estuvo muy presente, y el Frente Grande ganó el ballotage con una distancia importante.En los últimos años hubo una ola de triunfos de partidos de derecha y centro derecha en la región. ¿Puede ocurrir esto en Uruguay?Es muy difícil determinar qué sucederá, pero cada país tiene sus características. En Chile la derecha viene compitiendo con la izquierda y el progresismo hace tiempo. En Brasil creo fue un tema muy puntual donde también hubo un desgaste del PT y un efecto de la corrupción. Pero me parece que Uruguay no puede ser comparado con otros países. Ha tenido gobiernos de izquierda que le permitieron tener 15 años de crecimiento, tener transparencia democrática.Si tuviese que elegir tres temas que sería centrales en una eventual gestión nacional, ¿cuáles serían?Te diría cuatro: educación, empleo, seguridad e inclusión social. Empleo no sólo en cantidad sino en calidad. En América Latina no nos damos cuenta con la velocidad que está cambiando el mundo. Hace años lo digo: la época que nos toca vivir no es la de los recursos naturales. Un país no es más rico o más pobre de acuerdo a los recursos naturales que tenga. Lo que resulta fundamentalmente es el conocimiento promedio de su gente. Y la ciencia y la tecnología es la diferencia entre un país rico o un país pobre. Se calcula que dos de los tres niños que nacen van a trabajar en oficios y tareas que hoy no existen. La velocidad del cambio y la capacidad de generar conocimiento, emprendedurismo, avance científico y tecnológico, marcarán el éxito o el fracaso de una Nación. Por lo tanto tenemos que enfrentar esa realidad.