Noticias

El Vaticano explicó por qué el Papa Francisco no quiere que le besen el anillo

La escena, casi cómica, llamó la atención del mundo. El lunes el Papa Francisco le sacaba bruscamente la mano a varios fieles cuando trataban de besar su anillo. Ante la polémica, el Vaticano justificó el gesto: según explicaron, fue por «higiene» para evitar el contagio de «gérmenes» entre los feligreses.

«El Papa me dijo que la razón por la que no permitió los beso al anillo en Loreto era la higiene, no por él, sino para evitar el contagio de gérmenes entre la gente que hacía filas», afirmó Alessandro Gisotti, director de la oficina de prensa del Vaticano.

«Me dijo que le gusta abrazar y ser abrazado y estar cerca de la gente, pero temía que todos se enfermaran», contó Gisotti a los periodistas.

Al papa argentino en efecto le gusta el contacto directo con los fieles, aprieta cientos de manos cada semana, se deja abrazar, tomar selfies, acepta tomar mate y suele conversar con las personas.

Su reacción casi brusca ante el beso al anillo generó muchas interpretaciones. El protocolo del papa Francisco suele pedir a los visitantes que eviten las genuflexiones, viejas formalidades que poco ama.

El anillo en cuestión no es el «anillo dorado de pescador» que los pontífices suelen llevar como símbolo del poder papal, sino el anillo que recibió durante su ordenación episcopal en 1992 en Buenos Aires, según explicó el diario católico francés La Croix.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *