Noticias

Linchamientos por noticias falsas: el fenómeno llega a Francia – 27/03/2019


Los rumores –”totalmente infundados”, según advierte la policía– que han corrido en los últimos días en las afueras de París de secuestros de niñas por un grupo de gitanos desataron una serie de ataques contra miembros de esta comunidad que han terminado con una veintena de detenidos en el departamento de Seine Saint Denis.Un portavoz de la Prefectura de Policía de París explicó el martes que los arrestos se realizaron en la noche del lunes al martes cuando esas personas, armadas con palos y cuchillos, participaban en las cacerías –o “expediciones punitivas”, según las autoridades– contra la comunidad gitana en al menos dos localidades de las afueras de París.Esos actos de violencia se produjeron en las ciudades de Clichy sous Bois y Bobigny tras la proliferación en los últimos días en las redes sociales de mensajes alarmantes sobre una furgoneta blanca cuyos ocupantes se dedicaban a buscar y llevarse niñas, lo que ha sido rotundamente desmentido por las autoridades.🇫🇷 Rumeurs : 20 personnes ont été interpellées cette nuit dans des cités de Clichy-sous-Bois et de #Bobigny après que des racailles ont tenté de frapper des Roms, accusés – à tort – d’enlever des filles dans leurs camionnetes. Le 16 mars, deux hommes avaient été lynchés. pic.twitter.com/3A4eKkfVSQ— La Plume Libre (@LPLdirect) 26 de marzo de 2019

|

En el linchamiento que se produjo en Colombes (norte) el 16 de marzo, una veintena de jóvenes atacaron a dos ocupantes de una furgoneta blanca que lograron huir y refugiarse en un pabellón, pero su vehículo fue quemado. En su cuenta de Twitter, la prefectura de Seine Saint Denis pidió que no se transmitan falsas informaciones, mientras el Ayuntamiento de Bobigny hizo llamamientos a la calma.❌Les rumeurs de kidnapping d’enfants avec une camionnette sont totalement infondées. Aucun enlèvement n’est avéré. ❗️Ne relayez plus cette fausse information, n’incitez pas à la violence. pic.twitter.com/FRWPZnpakP— Préfecture de police (@prefpolice) 26 de marzo de 2019
La Policía Nacional en un comunicado insistió en que “esos rumores no tienen ningún fundamento. Ninguna familia y ninguna víctima ha presentado una denuncia por esos hechos. No se ha notificado ninguna desaparición de menores a los servicios policiales de Bobigny y Noisy le sec”. Asimismo, las autoridades dijeron que las fuerzas del orden hicieron verificaciones cada vez que recibieron informaciones de los supuestos secuestros, en particular con las imágenes grabadas por las cámaras municipales. Nada se ha confirmado.“La población debe guardar la calma” porque “se está instalando una psicosis”, señaló la Policía Nacional.MéxicoLos rumores falsos de secuestros de niños que corren especialmente en cadena por WhatsApp llevaron a casos de extrema violencia y salvajismo tanto en otros países, a pesar de los pedidos de las autoridades de guardar la calma.En agosto de del año pasado, se disparó una ola de rumores en México que terminó al menos con cuatro personas linchadas en una pueblada a plena luz del día.Primero fueron dos campesinos a lo que la gente acusaba de «roba-chicos». Una turba los arrancó de una comisaría. Y los quemó vivos. Uno no tenía más de 21 años. Ocurrió en Puebla.
Dos días después, un hombre y una mujer fueron linchados esta vez en Hidalgo. Él murió en el momento. Ella poco después por las heridas.Los dos hechos respondieron al mismo fenómeno: falsos rumores de que a lo largo y ancho del país opera una banda que secuestra chicos para extraerles los órganos.En ambos casos, las víctimas eran inocentes.En India, tambiénNoticias falsas que circularon por WhatsApp a mitad de 2018 se cobraron la vida de varias personas, entre ellas un par de amigos que se encontraban de vacaciones. Por el sistema de mensajería se viralizó un video que mostraba el secuestro de un chico por parte de dos motoqueros. El video en cuestión empezó a correr por las redes, especialmente en WhatsApp, aunque su contenido era parcial. A las imágenes les faltaba una parte importante: el momento en el que los motoqueros devolvían al niño “secuestrado” para enseñar a cámara un mensaje que, precisamente, advertía de los peligros de que los más pequeños circulen sin supervisión. Era un video preparado. E incluso avisaba del peligro en ciudades concretas, como Bangalore. La histeria colectiva, además, se magnificó apoyada por noticias locales que advertían de la llegada de miles de secuestradores desde el sur del país. Fruto del miedo y la confusión, un ciudadano que había llegado a Bangalore para buscar trabajo, Kaalu Ram, fue acusado por una muchedumbre de ser un secuestrador de niños. Kaalu fue atado y apaleado por la gente que lo había rodeado. Murió a golpes.Las autoridades tuvieron que admitir que tenían serios problemas para desacreditar rumores y mensajes difamatorios en las redes sociales y plataformas de mensajería como WhatsApp, la cual es usada por más de 200 millones de personas en la India.Fuente: La Vanguardia y archivo Clarín