Noticias

La Selección de España pasa horas muy duras por el grave problema familiar de Luis Enrique – 27/03/2019


Fue una sorpresa, y no de las gratas. Este martes, España saltó al campo de juego para afrontar su compromiso ante Malta por las Eliminatorias rumbo a la Euro 2020 sin su entrenador, Luis Enrique. El comunicado de la Federación Española informaba que el DT se había ausentado por un «problema familiar», pero la noticia cayó como un balde de hielo sobre el plantel.

⚠️ OFICIAL | Informamos de la ausencia de nuestro seleccionador Luis Enrique Martínez en el partido de esta noche por motivos familiares de fuerza mayor. Rogamos discreción y respeto a su intimidad.El segundo entrenador, Robert Moreno, dirigirá esta noche al equipo— RFEF (@rfef) March 26, 2019

El asturiano había comparecido en la conferencia de prensa del lunes, en Malta. Nada hacía sospechar que su presencia en el estadio Ta’ Qali, donde España se impondría por 2-0, estuviera en duda. Sin embargo, a menos de 24 horas para el partido, el DT reunió a su equipo de trabajo y le informó que se volvía para Barcelona. El problema familiar de Luis Enrique es más grave de lo que se pensaba.

Los jugadores ya se habían retirado a sus habitaciones para ese momento. Luis Enrique dejó a cargo a su ayudante de campo, Robert Moreno, que finalmente fue el que dirigió al equipo ante Malta. Por la mañana, se les fue explicando a los futbolistas qué era lo que había pasado y por qué el entrenador no se encontraba en el hotel. Se les pidió total discreción y respeto. El único que alzó la voz fue el capitán, Sergio Ramos, con un sentido mensaje de apoyo en Twitter.Míster, sentimos muchísimo la noticia. Esperamos que todo salga lo mejor posible. Que sepas que el equipo está contigo a muerte y hoy dará la cara para conseguir una buena victoria. La familia es sagrada. Ganaremos también por vosotros. Mucha fuerza y ánimo. Fuerte abrazo.— Sergio Ramos (@SergioRamos) March 26, 2019

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

«La Federación, con Luis Rubiales a la cabeza, se puso a disposición del entrenador. Antonio Limones, responsable de la infraestructura de viajes de la RFEF, se movió rápido para que un avión privado volara de Barcelona a Malta, recogiera al asturiano y lo llevara a Barcelona», informa el diario Marca sobre cómo se vivieron esos momentos de tensión.A las cuatro de la mañana, Luis Enrique partió rumbo a España acompañado por Joaquín Valdés, el psicólogo del plantel, que le dio contención al entrenador en ese difícil momento.

En España se preguntan cuál fue el problema familiar que le impidió al DT asturiano estar al frente del equipo en el duelo ante Malta, pero por pedido expreso del entrenador, tanto el cuerpo técnico como jugadores y dirigentes de la Federación mantuvieron el hermetismo.Lo que está claro es que son momentos de dolor para Luis Enrique y para el seleccionado español, en la primera crisis desde aquella noche de Krasnodar, a 48 horas del debut en el Mundial de Rusia, cuando se enteraron de la destitución del entrenador, Julen Lopetegui.