Noticias

El negocio de los padres de Kate Middleton atraviesa sus peores horas

Los negocios de la familia Middleton no están pasando por su mejor momento. La empresa familiar Party Pieces, dedicada a la organización de fiestas y eventos infantiles que fundaron hace 30 años Carole y Michael Middleton, está atravesando sus horas más bajas y se ha visto obligada a recortar presupuesto. Según informa The Sun, la firma, dirigida principalmente por la madre de la duquesa de Cambridge, ha despedido a tres empleados de la plantilla —el diseñador web, el experto en SEO y el responsable de relaciones públicas—, y un cuarto trabajador está pendiente de su futuro en la empresa.

Unos despidos que, sumados a los sucedidos hace unos meses, antes de Navidad, cuando otros tres trabajadores del almacén fueron obligados a abandonar sus puestos, pone sobre la mesa la mala situación que atraviesa el negocio familiar. “Hay un ambiente terrible de tristeza”, dice una fuente al diario británico. “En Navidad, tras los primeros despidos, no hubo ni árbol ni decoraciones festivas. La moral estaba por los suelos”, añadió la misma fuente.

Party Pieces no quiere pronunciarse sobre estas especulaciones y, según dijo un portavoz a The Sun, el cambio que está experimentando la empresa se debe a la búsqueda de un crecimiento mayor en el mercado. “Podemos confirmar que la empresa está trabajando actualmente en una asociación de desarrollo emocionante y una estrategia de crecimiento a largo plazo, y como parte de este proceso se está revisando la estructura de la compañía para alinearla con sus objetivos financieros”, aseguró.

Esta situación no ha pasado desapercibida para su yerno, el príncipe Guillermo de Inglaterra, quien según Page Six, ha mostrado todo su apoyo a los padres de su esposa. “Siempre ha admirado que fuera un negocio levantado por ellos mismos”, asegura una fuente al portal estadounidense. La duquesa de Cambridge, por su parte, no se ha pronunciado, pero sí hizo mención hace unos días a la existencia de Party Pieces. Fue la semana pasada, cuando acompañó a la reina Isabel al King’s College y recordó ante los asistentes que sus padres también eran unos emprendedores al haber fundado su propio negocio, sin adentrarse en los problemas que atraviesa ahora la empresa.

Pippa y James Middleton (Fuente: AFP).
Pippa y James Middleton (Fuente: AFP).

La empresa, valorada en más de 30 millones de libras (más de 35 millones de euros), comenzó hace 30 años como una afición en la cocina de su casa para ayudar a los amigos a preparar sus fiestas y pronto se convirtió en un lucrativo negocio que permitió a los Middleton enviar a sus hijos a estudiar a las mejores escuelas privadas del país. Un proyecto familiar en el que también han colaborado los tres hijos de Carole y Michael Middleton: la duquesa de Cambridge y sus hermanos Pippa y James.

Sin embargo, esta no es la única empresa familiar que preocupa a los Middleton, pues la firma de tarjetas de felicitación y dulces personalizados que hasta hace unos meses dirigía el hermano de la duquesa, James Middleton, Boomf, registró pérdidas de hasta tres millones de libras en los últimos años, entre 2015 y 2018, según señalaron los medios británicos hace unos meses. A esto hay que sumar, además, que hace dos años Pippa Middleton también cerrara su propio negocio, PXM Enterprises, que anteriormente dirigía sus actividades editoriales, incluyendo su libro de planificación de fiestas y sus colaboraciones con la revista del supermercado Waitrose.