Noticias

Adiós a una gran compositora – 26/03/2019


La compositora Marta Lambertini murió hoy en Buenos Aires, a los 81 años. Formada bajo la guía de Luis Gianneo, Roberto Caamaño y Gerardo Gandini en la Facultad de Música de la UCA, de la que egresó en 1972, Lambertini fue una de las autoras (y autores) más talentosas de la escena local. Su obra recorre todos los géneros: música de cámara, piezas concertantes, obras orquestales y varias óperas de cámara. En este último rubro Lambertini fue una precursora; Alice in Wonderland, de 1989, es una de las primeras incursiones en la ópera entre los compositores de su época (La casa sin sosiego, de Gerardo Gandini, es de 1991); su producción lírica incluye además ¡Oh Eternidad! (1990), Hildegard (Mujeres) (2002) y ¡Cenicienta…! (2008).Hildegard, sobre un libreto de Elena Vinelli, está inspirada en la figura de Hildegard von Bingen, una abadesa del siglo XII y primera mujer compositora reconocida históricamente. Lambertini no la definió como una ópera “feminista”, si bien intenta -como dijo la autora a Clarín en ocasión del estreno en el Centro de Experimentación del Teatro Colón- “una reparación histórica con aquellas mujeres injustamente olvidadas, pero el argumento está del lado de todos los débiles que por alguna u otra razón no pudieron manifestarse; pudo haberse tratado de los indios, de los negros o de los habitantes del tercer mundo. Tomamos a las mujeres porque son un problema palpable. Es una realidad innegable q ue históricamente el camino de creación estuvo cerrado a las mujeres.”

En primera fila del rock | Te acercamos historias de artistas y canciones que tenés que conocer.

Todos los jueves.

Como sea, esa situación no la padeció la compositora Lambertini, una autora cuyas obras fueron premiadas (Premios Nacional y Municipal) y estrenadas en el Colón y otras salas por los principales intérpretes y orquestas del país. Marta Lambertini desarrolló además una importante carrera docente y fue Decana de la Facultad de Música de la UCA. Publicó un gran libro de conversaciones con Gerardo Gandini, autor con quien ella mantuvo un profundo lazo afectivo y estético.Fue Gandini el que, con una fórmula particularmente ingeniosa, habló de los compositores “del lenguaje” y los compositores “de la materia” para establecer una divisoria en la música argentina de la segunda mitad del siglo XX. Dentro de esa lógica, los primeros parten de la base de que la música no sólo es un lenguaje y por lo tanto un hecho discursivo, sino también que ese lenguaje está hecho de otros lenguajes y que la historia de la música forma parte de los materiales de la música, mientras que los segundos (los de «la materia”) presuponen una percepción más fisicalista y directa del sonido. Sin duda Marta Lambertini fue, junto con Gandini, una de las figuras más eminentes entre los compositores “del lenguaje”.Su quinteto Reunión, que estrenó en 1994 el Cuarteto Buenos Aires con Gandini en piano, es uno de los ejemplos más bellos y originales de lo que Lambertini pudo imaginar a partir de unos fragmentos del cuarteto La caza de Mozart.