Noticias

El Papa acepta la renuncia del arzobispo de Santiago de Chile por el escándalo de abusos sexuales – 23/03/2019


El papa Francisco aceptó la renuncia del cardenal chileno Riccardo Ezzati que en mayo de 2018 dimitió junto a todos los cardenales de ese país por un escándalo de abusos sexuales, anunció este sábado el Vaticano.La decisión coincide con la confirmación el viernes del proceso contra el cardenal Ezzati por parte de un tribunal de apelación chileno por no haber denunciado los abusos sexuales cometidos por tres curas.Ezzati, de 77 años, el más alto dignatario de la Iglesia católica en el país sudamericano, fue convocado en octubre por un fiscal chileno y guardó silencio aunque prometió a la prensa su colaboración con la justicia.

|

El Papa nombró como reemplazo temporal para gobernar la arquidiócesis más importante de Chile al actual obispo de Copiapó, monseñor Celestino Aos Braco, un fraile capuchino nacido en España.Esta misma semana el Papa rechazó, en nombre de la presunción de inocencia, la dimisión del cardenal francés Philippe Barbarin, condenado en primera instancia a seis meses de prisión condicional por no denunciar los abusos sexuales de un cura.En octubre, Francisco aceptó con reticencia la dimisión del cardenal estadounidense Donald Wuerl, arzobispo de Washington, sospechoso según un jurado de haber escondido agresiones sexuales en Pensilvania (noreste) aunque no estaba bajo amenaza de ser condenado directamente.Chile es uno de los países más gravemente afectados por el escándalo de abusos sexuales cometidos por miembros de la iglesia y por la gestión de sus autoridades eclesiásticas.El papa Francisco efectuó una polémica visita a Chile en enero de 2018. En abril de ese año mandó una carta a los obispos chilenos en forma de mea culpa en la que reconocía «errores de apreciación» sobre el escándalo en la iglesia de Chile.Tras haber escuchado a las víctimas, el Papa convocó a todos los obispos chilenos al Vaticano en mayo de 2018 para tres días de introspección tras los cuales todos los obispos dimitieron.Desde entonces Francisco aceptó siete de esas dimisiones. A mediados de enero recibió a cinco prelados chilenos en el Vaticano, entre ellos a Ezzati, con el que tuvo un «diálogo muy fraternal», según la conferencia episcopal chilena.Las víctimas chilenas de abusos han acusado desde hace mucho tiempo a Ezzati y a su predecesor en Santiago, el cardenal Javier Errázuriz, de proteger a los sacerdotes abusadores y desacreditar a las víctimas.

En las últimas semanas, Ezzati se vio envuelto en un nuevo escándalo después de que un hombre lo demandara por supuestamente encubrir su violación dentro de la catedral.Estaba previsto que Ezzati comparezca la semana próxima ante la fiscalía a declarar como parte de la investigación al sacerdote Tito Rivera, acusado de haber violado a una persona dentro de la catedral, algo presuntamente encubierto por el hasta ahora arzobispo.El escándalo de Chile estalló por primera vez en 2009 cuando las víctimas acusaron públicamente a uno de los predicadores más prominentes del país, el sacerdote Fernando Karadima, de abusar de ellos durante años. Errázuriz inicialmente suspendió una investigación, pero luego el Vaticano finalmente condenó a Karadima en un tribunal eclesiástico.En medio de la nueva erupción del escándalo del año pasado, Francisco endureció el castigo contra Karadima y lo expulsó.Francisco había desencadenado la crisis al defender fuertemente a uno de los protegidos de Karadima, el obispo Juan Barros, ante las denuncias de que había sido testigo de los abusos de Karadima y de que los había desatendido.

Después de darse cuenta de que algo andaba mal, Francisco ordenó una investigación del Vaticano que descubrió décadas de abuso y encubrimiento por parte de los líderes de la Iglesia chilena, entre ellos Barros y Ezzati.El escándalo de Karadima fue un punto de inflexión en la progresiva pérdida de credibilidad de la Iglesia chilena en el país sudamericano, según varias encuestas.Ezzati ha negado haber encubierto algún caso, pero ha reconocido el dolor de las víctimas y se ha comprometido a promover la transparencia.Ezzati también tiene pendiente una investigación fiscal por casos de pederastia confesados por el ex canciller de la arquidiócesis de Santiago, Óscar Muñoz, denunciado también por violación.El juzgado de garantía de Santiago rechazó el viernes la solicitud de sobreseimiento de este último caso. Ezzati ha sido una de las figuras más controvertidas de la Iglesia católica chilena y la aceptación de su renuncia generó reacciones rápidamente.»A Mons. Aos le deseo lo mejor en su gestión administrando el desastre que es Santiago. Q una al clero y colabore con la justicia. Cualquier cosa mejor q Ezzati y su banda q ojalá responda ante la justicia chilena antes de escapar del país», tuiteó Juan Carlos Cruz, una de las víctimas públicas de Karadima, expulsado por Francisco en septiembre de la Iglesia.Fuente: agenciasCB